Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de septiembre de 2021
  • Actualizado 11:24

Mario Montaño Aragón

Mario Montaño Aragón

Una ceremonia de quilates fue la entrega del libro Toponimia de Quillacollo en Vinto, del antropólogo Mario Montaño Aragón (1931-2013), valeroso vinteño que estudió en Buenos Aires, ejerció en La Paz, murió allí y hoy estrena este valioso libro gracias a la devoción de Juan Clavijo y Alejandra Carranza, directora de la Editorial Artesanal Mefistofelia. ¿El pedido de Juan Clavijo? Que el municipio de Vinto nomine una calle, una plazuela o erija un monumento a tan ilustre personaje.

Conocí a Mario en tiempos tan lejanos como 1979, año en el cual gobernaba el Dr. Guevara Arze o tuvo a bien designarme director del Instituto Boliviano de Cultura (IBC) a mis 29 años y al calor del breve retorno a la democracia. Conocí allí a Montaño y sé de su fe y devoción por el oficio, por qué dejó inédito este trabajo, que hoy tengo entre manos.

“El contenido de este libro versa sobre la existencia de una gran cantidad de nombres de lugares aymaras en la provincia de Quillacollo. Le sigue el castellano, luego en menor medida el quechua”, dice el prólogo escrito por Teófilo Laime Ajacopa, quien también dice que lo conoció en la Unidad de Antropología, dependiente del Viceministerio de Cultura a fines del siglo XX, Museo Tiwanaku. Según el prologuista, “un aporte significativo a la cultura e historia de Quillacollo, el cual debería ser un documento de cultura básica para los jóvenes que viven en Quillacollo y para los especialistas que trabajan la cultura y la historia de los pueblos de los Andes y de Bolivia”. Teófilo Laime es docente de la UMSS y de la UMSA.

En el estudio de Montaño Aragón, hay denominaciones frecuentes hoy, que son de origen aymara, como Cala Cala, Achumani, Callaj Chullpa, Anocaraire, Apote, Arocagua, Viloma, Caquena, Caramarca, Cocaraya, Collpa, Collpa Pampa, Coña Coña, Cotapache, Chacacollo, Challa, Challacollo, Chiquicollo, Chilimarka, Chilltupampa, Chocaya, Chulumani, Hamiraya, Huayculi, Illataco, Iquircollo, Ironcollo, Itapaya, Jarka Pampa, Llavini, Machaj Marka, Maica, Misicuni, P’ujru, Q’ara Q’ara, Quillacollo, Sivingani, Siuenca, Sumunpaya, Tacata, T’ajra, Tiquipaya, Tunari, Vila Vila, Vinto, Uancarani, y otras voces mixtas del quechua, el aymara y el castellano, como Pinaya Pedazo, Chullapa Loma y K’uchi Corral, o Lari Wañusca y Huarachi Suyu.

Mario Montaño Aragón fue también poeta y prosista; ganó el Premio Franz Tamayo y mucho antes estudiante distinguido de la UMSS, entre muchos otros galardones y obra escrita, que merecen la atención del municipio de Vinto, según el pedido de Juan Clavijo, valeroso tacapareño, economista de la UMSS, historiador y presidente de la Unión de Escritores de Quillacollo.

OJO DE VIDRIO

RAMÓN ROCHA M.

Escritor, abogado, “cronista de ciudad”

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad