Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de agosto de 2020
  • Actualizado 21:09

Los vándalos

Los vándalos

Poco después de las elecciones generales del 20 de octubre, el interinato, los medios y, hay que decirlo, los colegas periodistas, han usado y abusado de los términos vándalo y vandalismo para designar destrozos, saqueos e incendios de uno y otro bando, sin saber quiénes fueron los vándalos, fundadores de Andalucía oal-Andalus y conquistadores de buena parte del norte de África. Es el mismo uso eurocéntrico que se hace de Atila, el Azote de Dios, y los hunos.

Solo hemos leído a historiadores romanos atribulados por cien pueblos de Asia Central y de los países nórdicos llamados bárbaros, porque al oído romano sus idiomas les sonaban “bar-bar-bar”. Esto quiso refutarme un tío con un chascarrillo insulso contra el Ojo de Vidrio, pero este señor debería leer más a Isaac Asimov, quien fue también historiador y no solo escritor de ciencia ficción. Estos historiadores romanos nos transmiten sus temores. Los hunos son originarios de Asia Central, junto a los turcos y los mongoles. En vida de Atila, este atacó primero a Constantinopla, capital del imperio romano de oriente, pero como su asedio era inútil frente a los muros de esa hermosa ciudad, siguió sus conquistas al Occidente, y empujó a otros pueblos, como los ostrogodos (Ostegoden), que se asentaron al este del Mar Negro y los visigodos, que se asentaron al oeste de dicho mar. Como los burgundios, más tarde habitantes de Borgoña, y también los vándalos. Dicen los historiadores no romanos que Atila se formó en Roma, junto a Flavio Aecio, el general romano que lo derrotó en los Campos Catalaúnicos, y que al igual que muchos “bárbaros” solo quería ser ciudadano de Roma con todos sus privilegios. Los romanos dicen que Atila comía carne cruda de sus prisioneros, y que vivía como bárbaro en una tienda; pero el embajador romano que lo visitó habla del palacio de Atila, ubicado en la actual capital de Hungría, y que su vajilla era de oro y plata, aunque él era austero en la mesa y el vestido. Aquí somos tan eurocéntricos que reservamos el nombre de Atila a un paramilitar feroz o a un perro bravo; pero en Hungría el nombre es común y tiene un monumento como héroe nacional que es. Atila nació y vivió en Panonia, ubicada entre Hungría y Rumanía. Hungría viene de huno.

Los vándalos fueron también un pueblo culto, de usos romanos, que fundó al-Andaluso Andalucía a su paso por Iberia y a la conquista de Cartago, la actual Túnez en el norte de África, donde hay ruinas romanas de edificios construidos por este pueblo culto.