Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 19:09

Un libro de Alberto Rodríguez

Un libro de Alberto Rodríguez

Se llama Epopeya y dulzores de un valle. Narrativa punateña. Ed. Colibrí. 122 pp. Es una obra que persiste en su amor por la tierra que lo vio nacer: Punata, que le debe no solo su memoria sino también el Politécnico del Valle Alto y proyectos importantes como el Museo de la Chicha. 

El Ing. Rodríguez Méndez ha sido rector de la UMSS y doctor honoris causa de esta institución. Su actividad polifacética lo ha llevado a estudiar Ingeniería en la Universidad de la Plata, a crear la Facultad de Ciencias y Tecnología de San Simón y a doctorarse en educación sin olvidar el solar en que nació. Hoy exprime recuerdos y memorias de su vida en este libro, que es muy intenso. 

Alberto es hijo de Cleofe María Demetria Méndez Crespo y del profesor Vicente Rodríguez, quien fue jefe escolar del Valle Alto. Cursó sus primeras letras en Punata y secundaria en el colegio La Salle, de Cochabamba. De allí se fue a la Universidad Nacional de La Plata junto a políticos connotados del país, como Jorge Otasevic, Orlando Cossío y Franklin Anaya, Panca, con quienes fundó el Movimiento Siglo XX, de grata memoria durante el gobierno del Dr. Hernán Siles Zuazo (1982-1985). En 2019 fue declarado doctor honoris causa por la UMSS, tanto por su trabajo académico como administrativo, pues fue rector de la UMSS.

Recuerdo una amable tarde en Punata, a orillas de una chicha estupenda, día en que se celebró un Encuentro Nacional de Lectores con una sola temática: el aporte histórico y cultural de Punata al país. ¡Qué grato fue conseguir que el diálogo no se fragmentara, pues todos abordaban un solo tema! De este modo percibí que todas las ideologías en Bolivia habían nacido en Cochabamba, pero no en el Cercado sino en las provincias. Así el marxismo fue introducido por dos tarateños: José Antonio Arze y Ricardo Anaya; Únzaga era cochabambino y Marcelo Quiroga nació en Caramarca, provincia Quillacollo; Walter Guevara nació en Ayopaya; incluso la familia materna de René Zavaleta Mercado decía que este nació en Sicaya, provincia Arque, pero era más fácil trasladarse a Oruro por ferrocarril y allí fue registrado. En fin, Sergio Almaraz Paz era tarateño.

Con Alberto Rodríguez recordamos a un personaje histórico punateño, don Andrés María Torrico, padre de Rodolfo Torrico Zamudio, acaso el mejor fotógrafo boliviano en blanco y negro. Don Andrés era ministro de confianza de Andrés de Santa Cruz; por eso Alberto Rodríguez habla de “los dos Andreses”. Incorpora asimismo un tema muy actual: el Museo de la Chicha, al cual Alberto Rodríguez contribuyó decisivamente.

OJO DE VIDRIO

RAMÓN ROCHA M.

Escritor, abogado, “cronista de ciudad”

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad