Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 09:42

Historia de los otros

Historia de los otros

Trato de escribir una historia de los otros, pero pienso cada vez más que se necesita un esfuerzo colectivo de los directamente implicados. Como se sabe, los otros son indios, negros, amarillos, en suma, no europeos. Con indios y negros ya tendríamos mucho, porque los primeros tienen su propia acumulación histórica que viene de Tiwanaku y los incas, las rebeliones indígenas tempranas como el Taki Onkoy o las más exitosas de Túpac Amaru, los hermanos Katari en el Norte de Potosí y Túpac Katari en el altiplano boliviano, las cuales fueron abatidas con intervención de los criollos.

Pasaríamos a la defensa de las comunidades indígenas en lucha con las haciendas, el Primer Congreso Indígena, la reforma agraria y la fundación de la Csutcb. Los negros de los Yungas tienen su propia historia: de dónde llegaron, cómo se refugiaron en esos territorios, cuántos son; cuáles son sus usos y costumbres, cultura y aspiraciones como afrodescendientes.

Descartes abogó por la neutralidad de la investigación científica y tecnológica, pero resulta que el sujeto que investiga es varón, blanco, europeo, letrado, propietario, heterosexual, presto a llevar la civilización europea al resto del mundo y aristócratas, mientras había una relación de objetos de conocimiento, que eran lo contrario: mujeres, no blancos, no europeos, analfabetos, desposeídos, gays, lesbianas y simpatizantes, ambientalistas y demócratas. De estos últimos y gracias al movimiento feminista nacen los nuevos sujetos de la democracia y la convicción de que la lucha del feminismo no es contra los varones, sino contra la sociedad patriarcal, mientras el 90% de los varones somos gordos, petisos, calvos, narigones, carantones, mal armados y sobrados de escrúpulos.

Ellas han ampliado la lista de los otros: las mujeres, los desposeídos, los analfabetos, los gays, lesbianas y la comunidad LGTBIQ, los ambientalistas y los demócratas. Cada uno de estos grupos tiene su historia nacional. Deberíamos averiguar con las mujeres cómo reaccionaron cuando fueron incluidas en el botín de guerra de los conquistadores, cuando se embarazaron y parieron hijos naturales, cuando se sintieron rechazadas por la comunidad originaria pero también por la sociedad española, ellos y sus hijos; cuáles fueron los papeles de estos como arrieros, como constructores del mercado interno; cómo obraron las generaciones sucesivas de los otros con la construcción de condiciones de producción que permitieran generar riqueza, como carreteras, puentes, aeropuertos, infraestructura, agua y energía, entre otros temas.

RAMÓN ROCHA MONROY

Escritor, abogado y  "Cronista de la Ciudad"

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad