Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:55

La guerra del Pacífico

La guerra del Pacífico

Luis Vitale fue un argentino nacionalizado chileno, que fue torturado por Pinochet y exiliado a Europa, donde fue profesor en varias universidades alemanas y donde escribió una obra en siete tomos sobre la historia de Chile. Pero el tomo cuatro está mutilado: apenas tiene 48 páginas y se interrumpe en el capítulo 5 sobre la guerra del Pacífico y el conflicto mapuche.

Dice Vitale que la guerra fue culpa de las tres burguesías contendientes: la chilena, la peruana y la boliviana, esta última llamada Oligarquía de la Plata. Los presidentes peruanos Pardo y Prado vieron lo que fue la explotación del guano por oficinas chilenas y al descubrir los yacimientos de salitre de Tarapacá decidieron que el Estado peruano tomara a su cargo la explotación y se indemnizara a los empresarios del guano. Estos retornaron a Santiago de Chile con los crespos hechos y allí se encontraron con Aníbal Pinto, su Presidente, y le propusieron una guerra contra el Perú. Pinto había despojado al pueblo mapuche de sus tierras al sur del Bío Bío, pero preguntó qué haría con Bolivia. Los chilenos pretextaron un Tratado de 1873 de Bolivia y Perú y declararon la guerra a ambos países. 

Bolivia fue ocupada y perdimos Atacama, rica en salitre, pero el ejército chileno permaneció tres años en Lima, donde la burguesía peruana visitó al ejército invasor para proponerle que batiera a la guerrilla exitosa de Andrés Avelino Cáceres, y a cambio, ellos cederían la provincia de Tarapacá.

Una vez finalizada la guerra, lo usual es la desmovilización del ejército, pero los chilenos se trasladaron al sur, a batir a los mapuches. Esta acción se hizo a ambos lados de los Andes, pues el ejército argentino al mando de Julio Argentino Roca inició la Campaña del Desierto y se dedicó a matar naturales, con lo cual arrinconaron al sur a los mapuches de ambos países, no obstante lo cual hoy hay 1 millón en Chile y otro millón en Argentina, todos sometidos a maltrato, en especial bajo los gobiernos de Macri y de Piñera.

Los mapuches desconfiaban de su vecino chileno, el cual tenía un territorio corto, del río Bío Bío a Atacama, que era boliviana, y por eso tenían la esperanza de que ganaran la guerra Bolivia y Perú; pero no sucedió así, quizá porque el ejército chileno gozó del crédito y la asistencia de los bancos ingleses de Valparaíso. Y pagaron muy caro su atrevimiento, porque hasta hoy llenan dos países, pero no obtienen justicia.

OJO DE VIDRIO

RAMÓN ROCHA M.

Escritor, abogado, “cronista de ciudad”

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad