Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 26 de octubre de 2021
  • Actualizado 23:11

Somos una mezcla conflictiva de etnias árabes, judías, españolas, pero también aymaras: basta vernos en el espejo. Sin embargo, Europa es muy grande. ¿Por qué? El primer factor, geográfico: tres cuartas partes de la tierra del globo se hallan en el Occidente de Europa.  2) Las invasiones desde Asia obligaron a franceses, ingleses y alemanes a defenderse y crear así naciones fuertes.  3) El cristianismo unificó a Europa desde las Cruzadas.

El Occidente de Europa tiene más de 1.000 millones de habitantes sobre poco más de 7 millones de km2. Dos terceras partes de la población del planeta: el Polo Norte y el hemisferio norte se disputan dos potencias que se amenazan como dos escorpiones: Rusia y Estados Unidos, mientras el hemisferio sur es puro mar.

La tierra europea está surcada por ferrocarriles. Tan solo en Rusia, había 9.600 kilómetros de vía férrea en 1909. Quizá por eso el hemisferio norte es más poderoso que el hemisferio sur.

La civilización europea es…el producto de la lucha secular contra las invasiones asiáticas, dice un experto

La primera invasión asiática al parecer fue la de los escitas, mencionada por Homero y Herodoto. Les siguieron los celtas. Europa se extendía hasta el norte de África, el límite natural entre blancos y negros.  En el siglo 14, Asia se volcó sobre Europa con los mongoles, todos bajo el mando de Gengis Khan., que causó estragos tras ganar la barrera de los montes Cárpatos, en Transilvania. Los kazares conquistaron a los sarracenos, de origen semita, que se extendía por el Mediterráneo hasta España, y les quitaron Bagdad y Damasco. Por mar, invadieron los vikingos. 

Llegó la cristiandad con las Cruzadas y unificó a Europa e introdujo la Modernidad; otros le dan mayor importancia al “descubrimiento” de América.

Una barrera natural de 1.200 kilómetros de ancho de bosques entre los Mares Báltico y Negro detuvo las invasiones de hunos, ávaros, búlgaros, magiares, kazares, rumanos, mongoles y  kalmucos. Los hunos, con Atila, se establecieron en la actual Hungría. Anglos y sajones huyeron hacia las Islas Británicas para fundar Inglaterra; francos, godos y romanos, lucharon en Chalons junto a los pueblos asiáticos. Se creó Austria y se fortificó Viena por Carlomagno para detener la invasión de los ávaros, sucesores de los hunos. Esta es, en forma sucinta, la historia de las invasiones asiáticas, todas de pueblos nómadas. Así el formidable martillo asiático unificó a Europa tras las Cruzadas. El proceso desembocó en la unidad y prestigio de Europa en el mundo moderno.

OJO DE VIDRIO

RAMÓN ROCHA M.

Escritor, abogado, “cronista de ciudad”

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad