Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de febrero de 2023
  • Actualizado 14:01

Encomio de Fabricio Gallegos

Encomio de Fabricio Gallegos

Lo conocí a inicios de los 89, cuando estrenaron el nuevo edificio del Instituto Laredo en la Ramón Rivero. Desde entonces gozó de la pedagogía de don Franklin Anaya Arze y su propio esfuerzo lo hizo concertista de guitarra y lutier, ese noble oficio que, yo sospecho, es parte muy importante de sus ingresos.

Asistí cierta vez a una explicación que daba un lutier argentino y me maravilló saber que la estructura íntima de una guitarra es exacta como una catedral. 

Fabricio me lo confirmó al revelarme que ellos dividen el milímetro en unidades más pequeñas, para darle exactitud al arte de construir guitarras y así darles sonoridad.

Fabricio Gallegos graba actualmente su segundo disco, luego del éxito del primero, Con sueños y realidades, que incluirá éxitos de Gladys Moreno, así como Munasketay y otros de nuestra cultura, como antes grabó temas como Niña camba, de César Espada; No sé tú, de Armando Manzanero; Potosino soy, de Humberto Iporre; Volviendo al valle, de Gerardo Arias y Rojo, amarillo y verde, de Juan Enrique Jurado.

Fabricio Gallegos Rojas nació en 1967. Inspirado por René Gamboa y Waldo Panozo, monta su taller de guitarra a sus 19 años; es bachiller artístico del Instituto Laredo, estudió guitarra con Sara Milán, Eric Alan Foster y Luis Valdez Alba; clases magistrales con Gunter Vilar y Javier Calderón. 

En Brasilia conoce a Henrique Pino y es su alumno. En Bruselas se inclina por la lutería, asesorado por Antonio Tessarín y Sergio Abreu y da recitales de guitarra en Teresina.

Precisamente Luis Valdez Alba dice que “Fabricio fue seducido por la lutería”, además de apreciar su “sonido fino, expresivo y poético”.

Luego de grabar su segundo disco, en marzo visitará varias ciudades de Brasil, entre ellas la inmortal Bahía. “Vendo una de mis guitarras y con eso me financio los viajes”, dice Fabricio.

OJO DE VIDRIO

RAMÓN ROCHA MONROY

Escritor, abogado y  "Cronista de la Ciudad"

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad