Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 19:27

Dos democracias

Dos democracias

Hay una democracia que heredamos de Occidente. Es la democracia representativa. Pero hay otra democracia que la inventamos a fuerza de insistir, y es la democracia participativa.

Por la primera, el ciudadano emite su voto cada cierto período y luego se va a su casa y a sus quehaceres. Ha dejado en el Estado un grupo de gente que tomará a su gusto el Erario público y lo usará sin consultar a la sociedad.

Por la segunda, la sociedad exige al Estado una explicación de sus medidas, ejerce el control constante sobre ellas, pero, sobre todo, pide explicaciones: por qué se ha tomado esa medida y en qué favorece a la sociedad. De esta democracia hemos tenido un valioso ejemplo en 12 días de bloqueo y en el cuarto intermedio que se ha tomado hasta que se realicen las elecciones del 18 de octubre. Más de 100 puntos de bloqueo exigieron eso, incluso que se adelanten al 11 de octubre; pero tanto la Asamblea Legislativa como el interinato en el Ejecutivo acordaron promulgar una ley de inamovilidad de la fecha de elecciones. Esto porque el Tribunal Electoral decidió, sin consultar a la sociedad, postergar las elecciones “por razones científicas” y abrió la posibilidad de que otra vez en octubre, por las mismas razones, se vuelva a postergar.

No olvidemos que el Presidente del TSE fue designado por la Presidenta, sin consultar a la sociedad. Que le haya salido respondón ya no se sabe si es parte del juego o si realmente responde a la firmeza de un niñito que ve comprometida su reputación.

Entonces, el electorado bloqueó, salió a las calles y con ello ejerció la democracia participativa. Por fin, declaró cuarto intermedio hasta que las elecciones realmente se realicen. Si no… Con esa vigilia, con ese cuarto intermedio, el TSE y el interinato en el Ejecutivo están obligados a que las elecciones se realicen en octubre.

Hay, sin embargo, un fantasma, el del golpe militar, que podría postergar indefinidamente las elecciones. No sé qué ha pasado con el glorioso pueblo boliviano que protagonizó la revolución del 52 por razones similares; pero la respuesta no está en los cuarteles, sino en el electorado. No importa quién gane, pero debe hacerlo democráticamente mediante elecciones. El nuevo gobierno también estará en observación, a la espera de que cumpla sus obligaciones y, sobre todo, consulte a la sociedad todas las medidas que tome tanto por la pandemia como por la reactivación económica. Eso es una democracia participativa.

RAMÓN ROCHA MONROY

Escritor, abogado y  "Cronista de la Ciudad"

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad