Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 09 de mayo de 2021
  • Actualizado 03:05

La educación en la nueva normalidad

La educación en la nueva normalidad

¿Qué pasará después de la pandemia en el ámbito educativo? ¿Las escuelas reabrirán y volveremos a pasar clases como siempre?

No. La “nueva normalidad” tendrá que traer cambios profundos en el ámbito educativo. El uso de las NTIC es ahora irreversible. El hecho de que antes de la pandemia el uso de celulares en el aula era algo prohibido y que ahora estos sean herramientas básicas para la educación, nos está mostrando el enorme cambio que el coronavirus ha obligado a nuestro sistema educativo.

Mañana, cuando comience un nuevo ciclo educativo, las escuelas deberán asumir la modalidad mixta entre clases presenciales y virtuales. Esto supondrá algunos cambios básicos en la manera de afrontar la educación.

El primero está relacionado con la accesibilidad a la tecnología. Hace 20 años, cuando el internet comenzaba a revolucionar el mundo de la información, se pensaba que podía democratizar la educación, es decir, que el conocimiento podía llegar a los rincones donde no llegaban los maestros. Hoy la situación no ha cambiado tanto, todavía un buen porcentaje de los bolivianos no tienen acceso a conectividad o no cuentan con una computadora. Que todos puedan disfrutar de los avances tecnológicos es una tarea que le corresponde al Estado.

La “nueva educación” deberá repensar también el currículo. ¿Qué estamos enseñando en las escuelas? ¿Lo que enseñamos hoy es necesario y útil para el ciudadano del mañana? ¿Los 12 años de escuela son suficientes o excesivos?

La metodología será vital en el cambio educativo. Que nadie piense que el retorno de nuestros niños a la escuela será para hacer lo que hasta marzo del 2020 se hacía en las aulas. Los maestros deben tomar consciencia de que las profesiones que ejercerán nuestros hijos todavía no existen, por lo que una de las habilidades que tienen que desarrollar es la capacidad de adaptación a los cambios por medio del aprendizaje autónomo.

Los maestros deben convertirse en gestores del conocimiento, en impulsores del desarrollo del pensamiento complejo y de la capacidad crítica.

Los estudiantes también deberán cambiar su rol de receptores por el de constructores y protagonistas de sus propios aprendizajes. ¿Preparamos la nueva normalidad?

NÉSTOR ARIÑEZ R.

Máster en Formación Docente e Innovación Educativa

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad