Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 23:04

La familia: pilar de amor en un mundo cambiante

La familia: pilar de amor en un mundo cambiante

La familia es fundamental en nuestra sociedad, siendo un punto de amor, apoyo y enseñanza constante. A pesar de los cambios sociales sigue siendo un ancla de estabilidad y cercanía. En el día de la familia, 15 de mayo, es importante reflexionar sobre su importancia y su complejidad como sistema en constante evolución.

Desde una perspectiva sistémica, la familia se presenta como un entramado de relaciones interdependientes, donde cada miembro desempeña un rol único pero interconectado. Como señalan Gimeno y Gonzales en su obra "El Enfoque Sistémico de los Estudios sobre la Familia", esta opera bajo una estructura organizativa definida por reglas y costumbres, donde el principal objetivo es el cuidado y la educación de los hijos e hijas.

La diversidad de estructuras familiares, en la actualidad, es un reflejo de la evolución de nuestras sociedades. Desde las familias nucleares hasta las monoparentales, homoparentales o mixtas, cada una de estas configuraciones presenta sus propias dinámicas y desafíos. Sin embargo, todas comparten el mismo propósito fundamental: brindar amor, protección y apoyo a sus miembros.

Es importante recordar que la familia no existe en un vacío, sino que está inmersa en múltiples sistemas y entornos. Según Diego Alejandro López G. en su obra "De la familia sistémica a la familia global", sus miembros generan relaciones de interdependencia, donde el individuo es influenciado por su contexto y, a su vez, influye en lo social. Este enfoque nos permite comprender la importancia del entorno inmediato, donde la familia juega un papel central en el desarrollo y el crecimiento de cada individuo.

Al mismo tiempo, la familia interactúa con otros sistemas, donde se encuentran instituciones como la escuela, la iglesia o el trabajo de los padres y madres, que contribuyen al desarrollo emocional y social de los niños y niñas. A medida que estos crecen, las dinámicas familiares evolucionan, adaptándose a nuevas circunstancias y desafíos.

Que cada día es una oportunidad para valorar la presencia de la familia, pues es esencial reconocer y conmemorar la variedad de formas familiares y su relevancia en la sociedad. A pesar de las distintas configuraciones, todas comparten un lazo especial fundamentado en el afecto, la protección y la solidaridad. En un entorno global cada vez más complicado, la familia continúa siendo nuestro refugio y nuestro pilar, recordándonos constantemente que unidos podemos vencer cualquier desafío.

CONSTRUIR COMUNIDAD

Mónica Vaca Giménez

Docente Comunicación Social UCB

[email protected]