Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 19:03

Contra la violencia política

Contra la violencia política

El acoso y la violencia política constituyen uno de los principales obstáculos para la participación política de las mujeres. A pesar de que no se ha iniciado formalmente la campaña en el proceso electoral, la actividad política ya ha comenzado, las redes sociales están rebasadas de mensajes que, en muchos casos, pueden ser caracterizados como acoso y violencia política, ataques que fundamentalmente se producen contra mujeres candidatas o en ejercicio de cargos de representación. La difusión de videos y fotografías íntimas de mujeres autoridades o candidatas, con el objetivo de denigrarlas, no son prácticas nuevas, sino de larga tradición entre quienes las hostigan, solo que los efectos de masificación por redes sociales, amplifica el impacto negativo.

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha emitido el Reglamento de Faltas Electorales y Sanciones que establece 17 disposiciones que garantizan el ejercicio de los derechos políticos de las mujeres y las protege durante el proceso electoral del acoso y violencia política, definiendo faltas (16 graves y 1 muy grave), sanciones y procedimientos. Serán los jueces electorales, las autoridades judiciales –designadas por los Tribunales Electorales Departamentales (TED)– los que garanticen “el correcto desarrollo del proceso electoral y el respeto a los derechos políticos en el marco de la Constitución y la ley”.

En ese marco, las organizaciones políticas serán pasibles a sanción si divulgaran información falsa, en especial de mujeres, con el objetivo de desprestigiarlas; o en caso de impedir, obstaculizar o limitar sus candidaturas; o ejercer presión para su renuncia; no presentar la documentación requerida para habilitar su candidaturas; u obligarlas a suscribir documentos para su renuncia o cesión total o parcial de su cargo, una vez posesionada; vulnerar el principio de igualdad durante la campaña, favoreciendo a los candidatos en desmedro de las mujeres, entre otras.

El reglamento es un importante instrumento para proteger a las mujeres políticas; las organizaciones de sociedad civil estamos expectantes de su cumplimiento que requiere de voluntad real de las organizaciones políticas y del TSE. Solo un partido de 8 se ha manifestado públicamente contra el acoso y violencia política, se espera que otras fuerzas y alianzas se expresen y comprometan a encarar la campaña electoral de manera limpia, transparente y, sobre todo, libre de violencia y acoso político contra las mujeres.

MÓNICA NOVILLO G.

Feminista y comunicadora social

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad