Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 19 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:19

Tembló México

Tembló México

Un fuerte sismo sacudió México, el pasado martes 7 de septiembre. No me refiero al sismo de 7,0 que reportó el Servicio Geológico, con epicentro a 12 kilómetros de Acapulco, y los cientos de réplicas que se produjeron; sino al temblor registrado -ese mismo día- a partir de una decisión de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (SCJN).

Se trata de una resolución histórica en los avances sobre el derecho a decidir, la salud y los derechos sexuales y derechos reproductivos de las mujeres y personas con capacidad de gestar, en México, ya que la SCJN aprobó por unanimidad la inconstitucionalidad del artículo 196 del Código Penal de Coahuila, que criminalizaba el aborto, ante una acción de inconstitucionalidad presentada en 2018, luego de que se aprobara una reforma para proteger “la vida desde la concepción”.

Esta decisión marca un hito fundamental para el derecho a decidir en México; y un precedente importante para las luchas feministas en el resto de nuestra región, ya que se declara como inconstitucional la criminalización del aborto, apelando al bienestar y autonomía de las mujeres y personas con capacidad de gestar. También invalidaría una parte de la Constitución de Sinaloa y determina que la protección de la vida desde la concepción es inconstitucional. 

Al ser una decisión de la Suprema Corte, se crea un criterio obligatorio, por el cual en todos los estados de México, donde existan leyes con estas medidas de “protección” o criminalización por interrumpir un embarazo, puede ampararse por considerarse contrarias a los derechos humanos. De igual manera, se establece que los congresos estatales no tienen facultades para limitar derechos humanos ni reconocer “la vida humana desde la concepción”.

Entre los argumentos se plantea que el derecho a la vida debe entenderse también como el derecho a la autonomía o posibilidad de construir un proyecto de vida, y dado que el embarazo puede afectar dicho proyecto, acceder al aborto puede contribuir al bienestar de las personas.

Celebramos el avance en los derechos humanos de las mujeres mexicanas y recogemos los “argumentos éticos, de libertad de conciencia y de laicidad para apoyar al reconocimiento y la defensa del carácter laico del Estado mexicano, y de protección a los derechos humanos…” que comparten con el movimiento feminista de la región y del que tanto podemos aprender. 

FORO

MÓNICA NOVILLO G.

Feminista y comunicadora social

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad