Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 05:51

Reactivación económica con perspectiva de género

Reactivación económica con perspectiva de género

Diversos informes de organizaciones e instituciones han contribuido a visibilizar el impacto diferenciado de la COVID-19 en diferentes ámbitos de la vida de las mujeres. Se ha constatado que las medidas de prevención de la propagación, más que la propia pandemia, han generado un conjunto de efectos negativos, que se expresan con mayor crueldad con las mujeres.

Desigualdades históricas que se vieron exacerbadas con las medidas como el confinamiento y la consecuente “suspensión” de los derechos humanos de las mujeres y niñas, como si los derechos pudieran esperar.  Una exposición y mayor vulnerabilidad de las mujeres a situaciones de violencia y la violencia sexual contra mujeres, adolescentes y niñas. 

El incremento de las jornadas de trabajo de cuidado no remunerado, por una injusta distribución del cuidado al interior de las familias.  La suspensión de los servicios de atención de salud sexual y reproductiva, incluidos los servicios gineco-obstétricos, anticoncepción, por las condiciones de la pandemia.

Un reciente estudio de OXFAM sobre el impacto de COVID-19 en los medios de vida de las mujeres y las propuestas de reactivación económica en siete municipios, da cuenta de una masiva pérdida de empleos, particularmente en los sectores en los que participan las mujeres, como los servicios gastrónómicos, de turismo y con un aumento del comercio informal y violaciones a los derechos laborales, contamos como caso emblemático, las trabajadoras asalariadas del hogar.

Se plantea que, de acuerdo a las predicciones de instituciones como la CEPAL, si no se aplican políticas activas que protejan o sustituyan los ingresos de las mujeres y otros grupos vulnerables, más de 30 millones de personas caerían en pobreza. 

Un informe de PNUD y ONU Mujeres, que revisa las políticas implementadas por los estados, que abordan directamente los riesgos y desafíos específicos que enfrentan las mujeres y las niñas (sensibles al género), reporta acciones vinculadas con la prevención de la violencia, la protección social y del mercado laboral; y medidas fiscales y económicas.

En el mismo documento, se plantea que los gobiernos municipales pueden jugar un rol trascendental en las medidas para mitigar los impactos de la COVID-19 y, al mismo tiempo, la necesidad de desarrollar estrategias creativas para la reactivación económica, que atiendan la mayor inclusión de las mujeres en el mercado laboral en condiciones adecuadas; medidas y políticas de protección social, entre las que se incluye la respuesta a la violencia contra las mujeres, atención a las necesidades de servicios de cuidado y la redistribución de las tareas de cuidado, que todavía se asignan con carácter exclusivo a las mujeres y; finalmente, entre las medidas de apoyo económico y fiscal, desarrollar programas de incentivos  para empresas y para el pago de impuestos.

DESDE EL CUARTO PROPIO

MÓNICA NOVILLO G.

Feminista y comunicadora social

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad