Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 11 de abril de 2021
  • Actualizado 06:17

Contra el racismo y la desigualdad

Contra el racismo y la desigualdad

Es indudable el rol que han jugado las mujeres negras en la lucha contra la discriminación y el racismo en nuestra región. Fundamentalmente porque ellas han contribuido a visibilizar las múltiples y específicas formas de discriminación que viven: por el hecho de ser mujeres y por ser negras, y que el propio movimiento afrodescendiente ha tardado en reconocer. En los cuerpos de las mujeres afrodescendientes, se expresa la discriminación de género, étnico -racial y de clase. Ellas tienen los índices más altos de pobreza, su participación en el mercado laboral se encuentra en áreas de mayor precariedad, en el servicio doméstico, como obreras, trabajadoras agrícolas, artesanas, entre otras, percibiendo menores ingresos.

En Bolivia, el Censo de Población y Vivienda de 2012 registró a 23.330 personas autoidentificadas como afrobolivianas, de las cuales, el 53% son hombres y 47% mujeres. Se trata de una población predominantemente joven, 51% menores de 24 años, 45% población adulta y solo 4% adultos mayores.

Siendo un grupo poblacional relativamente pequeño en el país, han desarrollado una gran capacidad de incidir en el desarrollo de normas y políticas públicas y han logrado el reconocimiento y visibilización de su cultura. A pesar de ello y como ocurre con las mujeres afro de la región, sus problemáticas no son consideradas en el contexto general. De ahí que las mujeres afrobolivianas se encuentran articulando iniciativas para promover el ejercicio de sus derechos, insistiendo en la necesidad de reconocer las situaciones particulares que enfrentan: mayor vulnerabilidad ante la pobreza, la violencia, en especial la sexual, escaso acceso a servicios de salud y educación, entre otros.

Esa es posiblemente una de las razones que motivaron para que en 1992, en el marco del Primer Encuentro de Mujeres Negras, se analizarán las particularidades que caracterizan las condiciones de vida y desarrollo de las mujeres afrodescendientes en América Latina y el Caribe y que en esa ocasión se creara la Red de Mujeres Afrolatinoamericanas, Afrocaribeñas y de la Diáspora, espacio que busca incidir en las políticas públicas nacionales y regionales a favor de una sociedad no discriminatoria, solidaria y libre de violencia, y que ahora es coordinado por la boliviana Paola Yañez. Saludamos los 28 años de esta Red que lucha en dos frentes contra la discriminación, el racismo y la desigualdad de género.

MÓNICA NOVILLO G.

Feminista y comunicadora social

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad