Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de enero de 2021
  • Actualizado 21:55

Maradona, luces y sombras

Maradona, luces y sombras

Aún muerto, no hay duda que Maradona despierta todo tipo de pasiones, entre quienes lo idolatraron y quienes lo odiaron. El feminismo no ha quedado exento de estos debates, particularmente en Argentina, donde se expusieron con mucha claridad varias de esas contradicciones en relación al futbolista, que murió por casualidad, el 25 de noviembre, Día Internacional contra la violencia hacia las mujeres.

Los antecedentes de denuncias de sus parejas por violencia física y psicológica, su negación a reconocer a sus hijos fuera de matrimonio, haber sido padre ausente, las acusaciones de una periodista rusa por ofrecimientos de dinero para tener relaciones sexuales con él; otras acusaciones por pedofilia que quedaron sin resolver, forman parte del legado que deja el jugador.

El debate entre feministas que lamentaron la partida del número 10 de la selección Argentina, resaltaron las virtudes futbolísticas de Maradona, y que entienden que calificarlo como maltratador es reduccionista, porque no se hace justicia a sus méritos deportivos y la lealtad del jugador con sus orígenes populares, deben valorarse al margen de su vida privada. Por otro lado, quienes resaltan el perfil violento y sus comportamientos machistas insisten en que, no cuestionar estas conductas contribuyen a reforzar modelos y patrones socioculturales que reproducen la violencia contra las mujeres, que son justamente los que se busca transformar. Es claro que lo personal es político.

La imagen de la futbolista Paula Dapena, sentada y dando la espalda durante el minuto de silencio, en un gesto de negación a rendir homenaje a Diego Maradona se hizo viral en redes sociales, argumentando que pocos días antes había sido el 25N y no habían minutos de silencio, mientras que “… se quiere guardar minuto de silencio por un jugador conocido por maltratar a su mujer”.

Como Maradona muchos ídolos deportivos, Kobe Bryant, OJ Simpson, otros artistas, actores, directores de cine, a quienes se les puede reconocer su genialidad, habilidades y capacidades, pero que deben enfrentar el escrutinio público, por usar el poder que la fama, el dinero, la notoriedad les otorga, para ejercer con impunidad la violencia patriarcal y que no deberían convertirse en modelos a seguir. 

DESDE EL CUARTO PROPIO

MÓNICA NOVILLO G.

Feminista y comunicadora social

[email protected]