Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 01 de octubre de 2022
  • Actualizado 16:26

Machismo y sexismo olímpicos

Machismo y sexismo olímpicos

Las protestas sociales en contra de la realización de los Juegos Olímpicos (JJOO), son parte del conflictivo escenario en el que actuarán atletas de más de 205 países del mundo en Tokio – Japón entre el 23 de julio y el 8 de agosto. Se estima que el 60% de la población japonesa no está de acuerdo con las olimpiadas.

A pesar de la emergencia sanitaria por COVID-19, las protestas sociales y discursos disidentes, y con un sistema de salud en crisis y solo 10% de su población vacunada hasta inicios de julio de 2021, Tokio recibe a miles de deportistas, en un marco de amplias críticas por la forma en la que el gobierno manejó la crisis sanitaria y la decisión de proceder con los JJOO, poniendo en segundo plano los problemas políticos del país, la crisis económica y la pandemia.

A pocas semanas del inicio del certamen, las organizaciones feministas de Japón se manifestaron en contra de dos altos funcionarios de la organización de los JJOO que tuvieron que renunciar por sus dichos machistas. El primero, al referirse al objetivo del Comité Olímpico de Japón de incrementar el número de mujeres en su junta directiva, señaló que esto extendería la duración de las juntas porque las mujeres son competitivas y cuando uno habla, las otras también quieren hacerlo. El segundo, el director artístico de la ceremonia olímpica calificó a una artista convocada para la apertura de “cerda olímpica”, en alusión a su aspecto físico.

Las mujeres no siempre participaron en las olimpiadas, sus primeras participaciones se registran en 1900 en el golf y el tenis, y fue incrementando progresivamente de 0% en 1896 a 44% en 2012; hasta lograr 49% de presencia en 2021, en la totalidad de disciplinas en competencia. Existen, sin embargo, algunos deportes que son considerados más “femeninos” que otros, y en los que las deportistas son el cien por ciento mujeres, es el caso de la gimnasia rítmica, natación sincronizada y sóftbol. Cabe resaltar que la inclusión de las mujeres en las disciplinas consideradas “masculinas” también ha ido incrementando, así lo vemos en el box, lucha, judo.

Ha sido ampliamente difundida la polémica causada porque el equipo alemán de gimnasia optó por cambiar los tradicionales leotardos por uniformes largos en protesta contra la "sexualización en la gimnasia".  En los últimos días, se amenazó con una multa y descalificación al equipo noruego de voleibol de playa, por usar en el torneo top y calzas cortas, en lugar de las calzonetas reglamentarias, “cortadas en un ángulo hacia arriba en la parte superior” y “con un ancho lateral máximo de diez centímetros en el lateral”.

Otra muestra del machismo persistente en la mirada de los JJOO es la cobertura mediática que suele referirse a las mujeres atletas, no por sus conquistas deportivas, sino por su relación con algún hombre famoso. Existen grandes desafíos para las mujeres en su participación en los JJOO, uno de ellos es lograr una presencia que revierta la minoritaria participación en algunas disciplinas; además lograr que los medios de comunicación hagan justicia a su presencia y eliminar la sexualización expresada en la demanda de uso de maquillaje, peinados y uniformes incómodos en las disciplinas femeninas.

DESDE EL CUARTO PROPIO

MÓNICA NOVILLO G.

Feminista y comunicadora social

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad