Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 19:12

Jóvenes legislando

Jóvenes legislando

Durante los procesos electorales nacionales de 2019 (anulado) y de 2020, se reforzó mucho la idea de la renovación y la inclusión de jóvenes en las listas de candidaturas. La realidad nos muestra que, en la campaña de 2019, el porcentaje de presencia juvenil en las listas superaba el 15%; en las listas de 2020, esta se redujo al 10%. 

El seguimiento de la iniciativa #Protagonistas a los resultados electorales, da cuenta de que solo 8 de 175 legisladores son jóvenes menores de 28 años, incluyendo a los representantes supraestatales, lo cual equivale a 4.57% del total de la Asamblea Legislativa Plurinacional. 

Todos los asambleístas cumplirán sus funciones en la Cámara de Diputados y no existe ningún/a joven en la Cámara de Senadores, ratificando la tendencia histórica de escasa y nula presencia de jóvenes en la Cámara Alta. En las elecciones de 2009 se contó con la presencia de solo 2.56% de jóvenes y en la gestión legislativa de 2014 se eligió a 5.56% de senadores jóvenes. En esta gestión, nuevamente tendremos un Senado con rostro adulto.

Seis de estos ocho asambleístas jóvenes son mujeres. Según el tipo de cargo, 3 diputaciones corresponden a plurinominales; 2 son diputaciones uninominales; 2 son indígenas y 2, representantes supraestatales. 

El seguimiento histórico de presencia juvenil en la Cámara de Diputados muestra que en 2009 se alcanzó un porcentaje de 6.20% del total, el porcentaje más alto desde 1979, el porcentaje que se redujo a 3.85% en la gestión 2014- 2019 y que, con los resultados de la elección de 2020, apenas incrementó 0.77 puntos porcentuales, llegando a 4.62% de la Cámara Baja.

En la gestión legislativa que inicia, el asambleísta más joven tiene 22 años y la más longeva 71 años, ubicando el promedio de edad de la ALP en 44 años. Estos datos muestran que a pesar de que en 2009 la edad mínima para competir y eventualmente acceder a cargos de diputaciones y senadurías bajó de 25 y 35 años, respectivamente, a 18 años en ambos casos, ello no modificó significativamente los promedios de edad tendenciales durante las últimas cuatro décadas, que estuvieron en el rango de 38 a 52 años.

Aunque la presencia de las juventudes es reducida, se espera que esta legislatura aborde temáticas planteadas en su agenda política, ya que en Bolivia un importante porcentaje de su población es joven.

DESDE EL CUARTO PROPIO

MÓNICA NOVILLO G.

Feminista y comunicadora social

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad