Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 01 de marzo de 2021
  • Actualizado 18:11

Elecciones subnacionales y paridad

Elecciones subnacionales y paridad

 El proceso de elecciones subnacionales ha iniciado formalmente y aunque todavía faltan algunos instrumentos normativos, el calendario electoral está en plena vigencia. Ya se procedió con el registro de alianzas que buscan competir por la preferencia del electorado y el próximo 18 de diciembre deben presentarse las listas de candidaturas para elegir autoridades de los gobiernos departamentales y municipales.

En las elecciones 2021, la aplicación de criterios de paridad y alternancia es obligatoria, contrariamente a lo que algunos políticos han manifestado, se aplican directamente las disposiciones de la Ley de Régimen Electoral para las elecciones municipales y departamentales, y en aquellos departamentos que aprobaron estatutos autonómicos y cuentan con leyes electorales departamentales, igualmente deben cumplir estos preceptos no solo en el Legislativo, sino también en el Ejecutivo, como en Pando donde aplica la paridad y alternancia entre gobernador y vicegobernador.

Si bien el porcentaje de mujeres concejalas ha subido progresivamente hasta alcanzar el 53%, solo 8% de los gobiernos municipales contaron con mujeres alcaldesas. En las asambleas legislativas departamentales se logró una presencia de mujeres 45% y ninguna gobernadora electa por voto popular.

Las organizaciones políticas han desempolvado argumentos en sentido de que no existen mujeres para completar las candidaturas, a lo que algunas organizaciones han respondido con listas de mujeres con trayectoria en organizaciones, que han manifestado su deseo de ser candidatas. A este fenómeno lo he denominado “síndrome de la mujer invisible”, que se presenta en el momento de elaboración de listas de candidaturas y desaparece cuando se deben confeccionar banderas, organizar mítines, recaudar fondos, caravanas, etc., momentos en que suelen reaparecer las mujeres. Por otro lado, circulan los nombres de posibles candidatos, muchos con denuncias de violencia contra las mujeres, borrachos conocidos, con dudosas reputaciones que ensombrecen las alternativas del electorado.

Muchas mujeres no se animan a postularse porque se conocen las situaciones de acoso y violencia política a la que pueden exponerse. Los casos recientes de las alcaldesas de Vinto, Sipe Sipe, Caranavi, Palos Blancos, la asambleísta departamental de Potosí, entre otros, son muestra de la vulneración de derechos de las mujeres políticas, que quedan en la impunidad.

Este es el tiempo en que las organizaciones políticas, partidos y agrupaciones ciudadanas deben mostrar su compromiso con la paridad, superando la ceguera al buscar candidatas mujeres, previniendo situaciones de acoso y violencia política, como los acuerdos de gestión compartida y asegurando el cumplimiento de la paridad en las listas. En paridad ni un paso atrás.

DESDE EL CUARTO PROPIO

MÓNICA NOVILLO G.

Feminista y comunicadora social

[email protected]