Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 03:14

Reivindicar el nombre de Cochabamba

Reivindicar el nombre de Cochabamba

En el mes de Cochabamba, se me ocurre reivindicar nuevamente su nombre, aunque sea aisladamente, porque se nota -con resignación- que el tema no interesa a autoridades ni a ciudadanos, sobre todo porque la mayoría no son oriundos de esta Llajta.

Desde hace tiempo, en los torneos deportivos, escuchábamos a los jóvenes decir “Cocha” para referirse a Cochabamba, con esa manía de acortar o deformar los nombres,  seguramente con sentido hipocorístico, de lo que existe una extensa investigación.

Sabemos que “Cocha” significa lago, laguna, charco, depósito de agua o que en México quiere decir cerdo.

Cocha, ahora se escucha hasta en las propagandas que realizan las instituciones y vemos que también colocaron en el puente de la ciclovía, que será inaugurado el domingo, en la avenida Gualberto Villarroel.

No extrañará que mañana nos llamen “cocheños” en lugar de cochabambinos, como naturales de Cochabamba y a nadie se le moverá un pelo, conociendo nuestra característica apatía. 

Los hipocorísticos son comunes en nombres de personas, pero no existen muchos casos en nombres de países, departamentos o ciudades.

Quizá Río, sea el más famoso para mencionar a Río de Janeiro, ciudad costera de Brasil, pero acortar los nombres en otros departamentos o ciudades de Bolivia sería -más o menos- La, Santa, Oru, Be, Tri, Pan, Cobi, Chuqui, Su, Tari, y Poto.

Como cochabambino, aunque nacido en La Paz, quisiera que sigamos enalteciendo el nombre de Cochabamba, cuyo significado original es lago pantanoso, que nos gusta reiterar que es el corazón de Bolivia, donde pese a todo se sigue gozando de un buen clima, buena comida y el monumento al Cristo de la Concordia que mide 40 metros.

Corresponde felicitarnos por tener un alcalde infatigable, que como se quería, trabaja todos los días, como un gerente eficiente que planifica para Cochabamba, con todas sus letras.

Este maravilloso mes de septiembre, recordando 212 años del comienzo de la emancipación, asumamos el compromiso de querer la tierra que cobijó a los antepasados y hoy es la cuna de la que deben estar orgullosos nuestros hijos y nietos.

Honor y Gloria para Cochabamba, merecedora del mejor destino, gracias a los bolivianos que aportan su mejor capacidad y aptitudes en diferentes actividades.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad