Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 16 de mayo de 2022
  • Actualizado 03:37

Mi querido compadre Rolando

Mi querido compadre Rolando

El Día del Periodista Boliviano fue instituido en 1938 por Decreto Supremo en el Gobierno del teniente coronel Germán Busch Becerra, que reivindica los derechos de los trabajadores de la prensa, con un salario justo, seguro de salud, beneficios sociales y jubilaciones.

A 84 años de aquel decreto histórico, la celebración encuentra a periodistas de radio, prensa y televisión en condiciones disímiles y divididos, como efecto de la acción política corrosiva que pretende acallar la libre expresión y en muchos casos induce a la autocensura.

Quiero rendir mi homenaje al periodista boliviano, en la persona de mi querido y bien ponderado compadre, Rolando Santiago Gamarra Urízar, profesor de Ciencias Químicas y Biológicas de profesión y periodista de vocación.

Rolando o “Pablo Fuertes”, como es conocido por los más cercanos, es uno de los cochabambinos que nace donde quiere. Proviene de Chuquisaca, donde se tituló como Maestro de Estado en la Normal de Sucre y comenzó a ejercer el periodismo hace más de medio siglo.

Por invitación de nuestro amigo Nelson René Villarroel Romero, se incorporó al programa “Performance” con Renán López Echeverría que comenzó a transmitir por Radio El Sol y después por Nacional, durante muchos años.

Fue presidente del Círculo de Periodistas Deportivos de Cochabamba, en una de sus mejores épocas, hasta que se incorporó al Sindicato de la Prensa donde fue parte importante de directorios, sobresaliendo en la lucha por la democracia y en la cobertura de la guerra del agua.

Con esa voz bien timbrada y agradable, dirigió varios programas de radio e informativos, manteniendo una línea clara y objetiva. Prestó servicios en el Liceo Bolivia por 30 años, siendo recordado hasta ahora por sus alumnas que agradecen su enseñanza magistral y fino trato.

Después de su retiro de OPINIÓN, sigue ejerciendo el periodismo por redes sociales y programas que lo invitan a emitir su comentario ecuánime.

Padre amoroso de Boris, Fabiola, Claudia y Marcelo, profesionales exitosos bajo el influjo de su amada esposa y compañera, Teresa Flores; juntos disfrutan ser abuelos.

Tuve el privilegio de trabajar en el año inaugural del periódico “OPINIÓN”, con mi querido compadre Rolando, excepcional ser humano, Campeón de la empatía.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO 

Periodista deportivo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad