Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15

Mil cien días de gestión

Mil cien días de gestión

Parece un milagro, que retornando de un destierro de diez años, obligado por el evismo -con su persecución judicial- Manfred Reyes Villa, sorteando todos los obstáculos, de amigos y adversarios, se haya superado a sí mismo, en la gestión de excelencia que siempre fue su objetivo, en el servicio público.

El informe de mil cien días de trabajo, con la tecnología, que puede llegar a todos los ciudadanos en su aparato celular, refleja todo lo realizado en tres años intensos, recuperando el tiempo perdido con alcaldes incompetentes e inapropiados.

Conociéndolo desde hace treinta años, es admirable lo que ha mejorado integralmente, con la misma pasión de sus inicios en 1993, hoy transita las calles y avenidas, con energía y entrega total a una labor de progreso y desarrollo, que disfruta como ninguno.

La gestión de excelencia, para lo que se preparó y actualiza oportunamente, comprende identificar y satisfacer las necesidades y expectativas de la ciudadanía, su liderazgo efectivo, fuerte y comprometido, establece la visión, valores y cultura, para guiar a los servidores municipales en el logro de los múltiples objetivos.

La búsqueda constante de formas de mejorar y perfeccionar el servicio al pueblo, es un principio fundamental de una gestión de excelencia.

Al comenzar el nuevo siglo, por su proyección nacional e internacional municipalista, pidieron a Manfred que postule a la Presidencia de la República, esperando que sus dotes de hacedor beneficien al país.

Doloroso imaginar, lo que hubiera sido Bolivia, si el año 2002 vía fraude y guerra sucia, el gonismo no hubiera truncado la expectativa de gran parte de los bolivianos, que vieron cómo la historia era retorcida, hasta llegar a la situación incierta en la que nos encontramos.

Veinte años después, Manfred volvió a gerenciar la Alcaldía de Cochabamba, destacando entre sus pares, con un dinamismo inigualable, que sorprende -otra vez-  en su conexión mágica también con la juventud que ojalá siga su ejemplo y se prepare para emularlo, cuando llegue el momento.

Se escucha que, nuevamente, la gente de bien pide que este trabajo increíble llegue a todos los lugares, pero esos buenos deseos pueden tropezar con la realidad política.

¡Manfred Reyes Villa, el mejor, indiscutiblemente!

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]