Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 20:26

Lampe, el número uno

Lampe, el número uno

Sin objeción alguna, Carlos Emilio Lampe Porras es el número uno del fútbol boliviano, en la actualidad.

Sus memorables actuaciones defendiendo el arco de la Selección Nacional y su presente en el Atlético Tucumán, puntero del torneo argentino, consagran a este orgullo boliviano, entre los históricos, como José Issa o Griseldo Cobo.

Sin necesidad aparente, Lampe, atendiendo la convocatoria para el partido amistoso contra Senegal, deja a su equipo para atajar nuevamente en la Selección (80 en el Ranking FIFA), sin su técnico recientemente contratado.

Fuera patriotismo superfluo, envía un mensaje positivo a la nueva generación. Nadie hubiera observado, si con buena razón declinaba la convocatoria, teniendo su equipo un difícil compromiso el domingo contra el “Pincharrata” Estudiantes de La Plata, que está décimo cuarto en la tabla.

Guillermo Vizcarra Bruckner, de buena campaña en The Strongest, es el sustituto en el pórtico y con 29 años -si mantiene o mejora su nivel- es el más probable titular en la próxima eliminatoria mundialista, cuyo proceso todavía no comenzó.

Todo el país está con Lampe y su equipo decano, esperando que se consagre campeón, por encima de Boca Juniors y Vélez, que lo postergaron, sin tomar en cuenta que hasta se nacionalizó por jugar.

Con un equipo compacto y aguerrido, que se defiende y también convierte goles, Atlético Tucumán puede dar el batacazo a clubes más poderosos como River Plate, Racing, Independiente, San Lorenzo y otros.

La decisión de Carlos Emilio lo enaltece, lo agiganta, como cuando está en el arco contra jugadores y selecciones mundialistas, pero considero que la máxima prioridad, ahora, es el candidato inesperado a campeón del fútbol argentino.

Muchos de los que integran la lista que viajaron para enfrentar a Senegal, décimo octavo del Ranking FIFA, campeón de la Copa Africana de Naciones, que estará en el Mundial de Qatar, con Sadio Mané y otros, que juegan en diferentes ligas europeas, ya no estarán en las siguientes eliminatorias.

Emergerán otros, como Adalid Terrazas Abasto y Santiago Arce Añazgo, que esperan su gran oportunidad.

El sábado 24 de septiembre, desde la una de la tarde, seguro estaremos pegados al televisor, haciendo fuerza para que Lampe sea la figura del partido.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad