Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 07:25

Ilusión contra estadística

Ilusión contra estadística

Me alegré mucho, como miles en Bolivia y el mundo, por la sufrida y angustiosa, pero espectacular victoria mínima ante Perú, por la clasificación para Qatar 2022.

Para hoy se espera lo mismo, un triunfo sobre Paraguay que tampoco será fácil, pero tenemos derecho a ilusionarnos, porque el equipo juega en La Paz.

En el mar de comentarios y opiniones, de mala o buena fe, en medios y redes sociales, la fría estadística nos obliga a ser realistas, para reafirmar que no somos nada favoritos para clasificar otra vez.

Después de la gloria alcanzada en 1993 para asistir a la Copa de Estados Unidos, no volvimos a estar ni un poco cerca para volver a un campeonato mundial.

Para 1998 Bolivia quedó en el octavo lugar con 17 puntos, producto de 4 victorias y 5 empates, Venezuela última con solo 3; el año 2002, 18 unidades, con 4 ganados y 6 empatados, séptimo puesto encima de Perú, Venezuela y Chile.

En la eliminatoria del 2006 nos fue muy mal, quedamos en el último lugar con 14 puntos, 4 victorias y 2 empates; el 2010, con 15 puntos de 4 ganados y 3 empatados, Perú en el fondo.

El año 2014 compartimos la cola con Paraguay, sumando apenas 12 puntos, luego de ganar 2 partiditos y empatar 6.

En la anterior eliminatoria para el Mundial de Rusia, “ganamos” 4 partidos y empatamos 2, sumando 14 puntos, solo arriba de Venezuela.

De la lectura de estos datos, encontramos que debiendo ganar 9 partidos en la altura de La Paz, en el mejor de los casos, los jugadores no ganaron ni la mitad.

Así sume 21 puntos, ganando a Paraguay hoy, después a Uruguay, Chile y Brasil, estamos eliminados anticipadamente y seremos novenos en la tabla final. Venezuela volverá a ser décima.

Brasil y Argentina ya tienen el boleto para Qatar, en la disputa de las otras plazas están todavía Colombia, Uruguay y Ecuador.

Ensayando una autocrítica aficionada, con el nivel actual, debo reconocer que no podemos ni merecemos, aspirar a clasificar para el próximo mundial de fútbol. No sería real ni justo.

La única satisfacción esperada es que Martins se mantenga como goleador. Basta de mentiras o engaños; se debería trabajar el doble o triple que los otros países, para poder competir por una plaza, empezando por ganar los partidos en Bolivia.

¡Ojalá nuestra Selección gane hoy!

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO 

Periodista deportivo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad