Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15

El gran Léssin Méndez

El gran Léssin Méndez

Todavía adolescente, ya leía noticias sobre el inefable Léssin Méndez, que era entonces, el joven dinámico Subsecretario del Interior o Gobierno del presidente René Barrientos Ortuño, allá por el año 1967.

Años después, tuve la suerte de conocerlo personalmente y disfrutar de su amistad, escuchando sus anecdóticos relatos y recuerdos, de muchos años, inmerso en la azarosa historia política de nuestro país.

Pese a su estrecha relación con Sánchez Berzaín, “El Zorro” o “Chulupi”, hombre fuerte en los gobiernos de Sánchez de Lozada, Léssin, con su olfato político, prefería a Manfred Reyes Villa, a quien consideraba firme candidato a ocupar la Presidencia de la República.

Fue estrecho colaborador en la Alcaldía y Prefectura, hasta el revocatorio del año 2008, cuando Manfred no se sometió a dicho proceso dirigido por el masismo, para acaparar el poder en las regiones.

Nunca olvidamos con Nelson, mi hijo menor, aquel viaje al Trópico cochabambino, acompañando una visita del primer Prefecto elegido por los cochabambinos, ejecutando los proyectos concurrentes, que era muy bien recibido también por los pobladores del bastión cocalero.

Fueron horas entre ida, permanencia y vuelta, escuchando a Léssin, con esa sabiduría que proporciona la experiencia y conocimiento de primera fila.

No solo sabía de política, también cocinaba como los mejores; todavía recuerdo haber degustado su sopa de pescado, un manjar que nunca se repitió, ni qué decir de las mollejas a la canasta. 

Un grupo de manfredistas fuimos parte de un equipo de trabajo y análisis político, que soñamos con mejor suerte para Bolivia, víctima de avatares por la permanente lucha de intereses partidistas mezquinos.

Infelizmente enfermó y no se pudo recuperar, sufriendo meses, donde compañeros como Freddy, Davíd y Erick, visitamos casi a diario su domicilio de la calle Beni casi Potosí,  ante la paciencia de su distinguida esposa, compañera de toda la vida.

Amaba Bolivia con pasión y sufría porque avizoraba un futuro incierto con el masismo hegemónico, que transitaba sus primeros años de empoderamiento en bonanza económica.

Hace 15 años, un día como hoy 25 de abril, el amigo partió, privándonos de su compañía grata, afable y leal; pocos cultivan virtudes como el agradecimiento.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]