Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 23 de abril de 2024
  • Actualizado 03:42

Fútbol nacional, entre lo grotesco y emotivo

Fútbol nacional, entre lo grotesco y emotivo

Enterrada la época romántica del fútbol, ahora con más plata, menos calidad y jerarquía, aunque con surgimiento incipiente de jugadores talentosos, se hunde cada día en ambientes truculentos e irracionales, al influjo de personas nada idóneas, que desconocen el negocio y explotación adecuada de este bello deporte.

Sin embargo, el primer torneo de la temporada, resultó ágil, emotivo, dramático, súbito, en general, entretenido como espectáculo, con varias sorpresas.

Aplazo de comentarios apresurados apenas comenzado el campeonato, por ejemplo, que Wilstermann iba para campeón y que Gualberto Villarroel SJ no servía para nada, que Oriente seguía en el limbo y que ahora está por clasificar. Nadie adivinó la grata sorpresa del equipo de Thiago Leitao, peor, que Always, versión El Alto, de brillante campaña internacional protagonizaría -poco después- el bochorno más grande del año.

Bolívar y The Strongest mantienen el pico elevado, Aurora pisa bien en el fútbol boliviano, Independiente apenas levanta cabeza, Tomayapo es la incógnita, pese a todo está en torneo internacional,

Guabirá y Real santa Cruz, entre sube y baja, como todo el fútbol cruceño de los últimos años, que como argentinos y uruguayos priorizaron, con excepciones, su temor a la altura.

Universitario de Vinto está ahí, no pudo avanzar en la Copa Internacional, pero como Nacional Potosí, su presencia ya se nota.

Se jugaron partidos interesantes en la clasificatoria que acaba esta semana, dos de ellos los protagonizados por Aurora con Blooming y Wilstermann con el representativo orureño, con remontadas en los marcadores y mucha adrenalina.

Lamentable y criticable, siguen siendo los arbitrajes, no son confiables para los perdedores, tampoco para los ganadores, mucha falta de profesionalismo, incluyendo el VAR que ayuda, pero también perjudica y hasta embarra.

Nadie esperaba que otros incidentes -no aclarados ni sancionados- en Villa Ingenio serían superados grotescamente por la inadaptada, criminal y abusiva acción de gente del equipo millonario, que está seguro que con dinero y poder lo tapa todo.

Que no se borren las imágenes de las cámaras que reflejan lo ocurrido en los vestuarios, que la Policía cumpla su deber y la FBF aplique ahora el Estatuto.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]