Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de junio de 2024
  • Actualizado 00:15

La fiesta de la final es cochabambina

La fiesta de la final es cochabambina

Contra todo pronóstico, Universitario y San Antonio comenzaron la disputa del primer puesto en la Copa Paceña, con merecimiento deportivo incuestionable, que otorgará a uno de ellos, el millonario premio económico.

Repasando las campañas de los finalistas, encontramos que fueron los mejores, primero sorprendiendo y después causando sensación en el torneo corto.

La mala hora de los equipos antiguos y la buena hora de los nuevos, en la división profesional, provocaron cientos de opiniones e interpretaciones de los medios formales y las redes sociales que dijeron de todo.

Algunos, consideran -casi como un sacrilegio- que los finalistas hayan destronado a Bolívar y The Strongest en su propio reducto, buscan pretextos, como el arbitraje, que es malo para todos, sin asumir que aparte de los atributos de San Antonio y Universitario, son los directos responsables de sus dolorosas eliminaciones.

En justicia, debemos relievar el trabajo de Pablo Andrés Godoy Cartes y Thiago LeitaoPolieri, que están a punto de tocar la gloria, con sus equipos, donde sobresalen Raúl Olivares, Gustavo Almada, Julio Vila, Thiago Giménez, Joaquín Lencinas, José Pinto, Pablo Laredo, Daniel Camacho, Raúl Castro, Erick Cano, Iván Huayhuata, Denilzon Ramallo, Juan Magallanes, Maximiliano Núñez, Tommy Tovar, Joel calicho y Andrés Llanos en el equipo de Vinto, Quillacollo; Jhunior Vera, Germán Arauz, Jenry Alaca, Gustavo Olguín, Pablo Meza, Mateo Bustos, Rodrigo Borda, Jhon Mena, Edwin Rivera, Carlos Rivera, Carlos Alberto Preciado Torres, Felipe Pasadore, Marcelo de Lima, Kevin Mérida, Gustavo Mendoza y Daniel Floro da Silva en el plantel de Bulo Bulo.

Destacaron futbolistas de menos de 20 años, que cuando les tocó participar, lo hicieron sin complejos, porque el talento aflora a los 16 y explota antes de lo que creen los dirigentes.

Como los dos son de Cochabamba, hubiera sido ideal que los partidos se jueguen en el estadio Sudamericano “Félix Capriles” ante un marco impresionante como corresponde a una fiesta popular del fútbol.

No importa quién gane, lo que debemos resaltar es que son de Cochabamba y este momento, es un acicate para que repunte la historia del fútbol valluno.

Felicitaciones, a todos los protagonistas que reivindican el fútbol llano.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]