Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 04 de diciembre de 2022
  • Actualizado 20:17

El mundo está loco

El mundo está loco

Nada sorprende en el carrusel del mundo loco que nos toca vivir, donde todo vale y  hasta pueden decir -inclusive- que la tierra es plana, sin sonrojarse, con total e impune cinismo.

Auto erigido en paladín de la seguridad, el exministro de Gobierno Carlos Romero afirma con elocuencia, que tiene la autoridad moral necesaria para lanzar un misil a su propio espacio político, denunciando que la Policía y el actual Gobierno protegen al narcotráfico.

En el programa donde se fabrican encuestas, a pedido e interés del que paga, dijo sorprendentemente que este Gobierno heredó del anterior, la estructura policial de protección al narco.

De acuerdo al relato del político, expresidente de Sport Boys, en un año de desgobierno Áñez y Murillo montaron la maléfica estructura.

Nada dice de 14 años del Gobierno anterior, en el que fue uno de los principales actores, sobre todo encargado de la seguridad interna del país; al parecer nada malo pasó en ese tiempo y todo fue como una taza de leche. Posverdad.

El propósito de Romero es desgastar al actual ministro Castillo y al propio Arce, para instalar desde ahora la candidatura de su jefe, que aunque va tercero en las encuestas, nada les importa porque está obsesionado por recuperar el poder.

El monólogo masista, ante ausencia de oposición real, hace que la pelea interna exacerbada, pese a fotos y declaraciones de unidad, sea el peligro real, más allá de la fantasía de un golpe de Estado, que nadie más que fuerzas armadas pueden ser capaces de intentar.

Por lo demás, para el portavoz del evismo radical, todo está bien en salud, educación y economía, solo el Ministerio de Gobierno está muy mal, pero nadie lo mueve al joven titular, pese a las graves denuncias y promesas de que se tomarán acciones, caiga quien caiga.

Por el otro lado, el papa Francisco, acusado de socialista del siglo XXI, no dice nada sobre la persecución a los sacerdotes en la dictadura de Nicaragua, como tampoco hizo nada contra Maduro de Venezuela. Nosotros seguimos en el Campeonato de fútbol, preocupados por el futuro de Wilstermann, Aurora, Palmaflor y Universitario de Vinto.

¿Qué pensarán los niños y jóvenes de lo que leen, escuchan o ven en los medios de comunicación y las redes sociales? El mundo está muy loco.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad