Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 22 de mayo de 2024
  • Actualizado 21:46

La edad en los ciclos dorados del fútbol

La edad en los ciclos dorados del fútbol

Los años 60 y los 90 son considerados como los mejores de la historia del fútbol boliviano, recordando que en 1963 Bolivia consiguió el título sudamericano entre sus pares y en 1993 se clasificó para el Campeonato Mundial de Estados Unidos.

Hoy, sesenta y treinta años después de esos hitos inolvidables, Bolivia retrocedió como el cangrejo. Está en la última casilla, sin la jerarquía de aquel pasado, con una dirigencia desorientada y burocratizada, arbitraje que es la desconfianza de todos, periodismo sin la fuerza y nivel anterior, mucho dinero para mal repartir, equipos que parecen quebrados, jugadores que exigen mucho y aportan menos de lo que reciben, con algunas excepciones.

Solo la lealtad y cariño de los aficionados, que se renuevan de generación en generación, se encuentran intactos, sin mencionar la parte oscura, que son las barras, entre las que se mimetizan individuos que expresan lo peor de su humanidad, haciendo quedar mal a todos.

La curiosidad me hizo revisar las edades de los protagonistas de aquellas epopeyas futbolísticas en aquellos años de su consagración.

En la Selección campeona de 1963 destacaban Renán López (24), Ramiro Blacutt (19), Osvaldo Villarroel (19), Wilfredo Camacho (28), Ausberto García (29), Máximo Alcocer (30), Víctor Agustín Ugarte (37) que participó en el Mundial de 1950 en Brasil, con 24 años, Roberto Cainzo (32), Mario Zabalaga (25), Fortunato Castillo (25), Edgar Quinteros (23), Abdul Aramayo (29) y Eulogio Vargas (32). José Issa renunció a la Selección cuando tenía 21 años.

Del Seleccionado de 1993: Marco Etcheverry (23), Julio César Baldivieso (21), Marco Sandy (22), Oscar Sánchez (22), Erwin Sánchez (22), Luis Cristaldo (24), Ramiro Castillo (26), Mauricio Ramos (23), Vladimir Soria (29), Carlos Borja (34), Milton Melgar (33), William Ramallo (29), Jaime Moreno (19), Marcelo Torrico (19), Miguel Rimba (24), Carlos Trucco (36) y Gustavo Quinteros (26).

Es una ingenuidad de dirigentes federativos, que imponiendo jugadores menores de 20 o 23 años, solucionan los problemas del fútbol, cuando antes y ahora, los jugadores, con capacidad y talento, ya están listos para la competencia profesional.

Para la Copa América tienen que ser convocados los mejores, priorizando la juventud.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]