Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 22 de mayo de 2024
  • Actualizado 23:55

Censo de población y vivienda

Censo de población y vivienda

Un censo de población y vivienda es un recuento completo y detallado de la población de un país, región o localidad, junto con información sobre las características de las viviendas en esa área.

La información recopilada es esencial para una variedad de propósitos, incluyendo la planificación urbana, la asignación de recursos, la toma de decisiones políticas, la investigación académica, la distribución de escaños y el análisis demográfico.

Se percibe en la población, que lo que debería ser motivo de expectativa y confianza -por la falta de credibilidad del largo régimen masista- genera dudas, desconfianza y preocupación. 

Excepto, los beneficiarios o fieles adherentes u obcecados, la mayoría de la ciudadanía boliviana no cree en nada de lo que hace o dice el gobierno, por mucha propaganda millonaria que se vea en los medios de comunicación afines.

A los censistas debemos tratarlos cordialmente cuando se presenten en la casa y por casi una hora, nos hagan 59 preguntas; ellos no elaboraron el formulario, con muchas interrogantes sospechosas que los verdaderos organizadores (masistas) no saben cómo explicar.

Se trata de un censo y no empadronamiento, pero las preguntas parecen dirigidas a ambas cosas, que los funcionarios del INE no reconocen, como sorprendidos in fraganti.

La utilización del lápiz, en lugar de lapicera, da lugar a muchas otras conjeturas, absolutamente lógicas, como que esto permitirá a los empleados del Estado cambiar los datos a conveniencia de sus jefes políticos.

Puede ser o no verdad lo que se dice, pero el desgaste gubernamental, con tantas mentiras y hechos, como que solo gobiernan para los “hermanos”, hace que la población no confíe  en sus acciones.

Se cree, por ejemplo, que el masismo está obligado a inflar el número de habitantes para justificar el padrón fraudulento que se encuentra intacto, aunque no se sepa a quién de ellos beneficiará en las elecciones del próximo año.

Existe preocupación sobre la privacidad y la confidencialidad de los datos personales, hasta preguntarán por los familiares fallecidos.

Debemos participar en el Censo, así tengamos desconfianza, pero será decisión de cada familia en la vivienda, proporcionar o no todos los datos que requerirán los inocentes censistas.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]