Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de junio de 2022
  • Actualizado 11:41

Asumir la cruda realidad

Asumir la cruda realidad

La modalidad del torneo apertura de fútbol fue exitosa y conviene que se repita el próximo año.

Bolivia, en cuanto a nivel, se mantiene en el último casillero del fútbol sudamericano, pero reconozcamos que se jugaron partidos emotivos e intensos. Al final, es inútil ser muy exigentes, como viene la propuesta, lo tomamos o lo dejamos, eso depende de cada uno.

Se observó bastante equilibrio de fuerzas, determinando puntajes muy apretados, con cambios sucesivos en la tabla. Al final, Bolívar fue campeón por sus juveniles, pero sin olvidar que estuvo a punto de ser eliminado por Oriente.

Por Cochabamba, Palmaflor obtuvo nota sobresaliente. Wilstermann y Aurora se aplazaron; Universitario de Vinto pagó derecho de piso, pero promete más para el torneo Clausura.

El problema será dónde y cómo juegan los cuatro equipos cochabambinos, porque anunciaron que el estadio sudamericano “Félix Capriles” no siempre estará disponible.

Esto no ocurría antes, cuando sin problema, en la primera división jugaban ocho equipos, jueves y domingo, además del Campeonato de Asociación que programaba los sábados.

Es probable que el torneo demore unos días en su inicio, por la instalación del VAR en los escenarios deportivos. Existen varias preguntas, como si instalarán las cámaras del VAR en escenarios alternativos de Cochabamba y Santa Cruz.

Mientras los pases y pesos prosiguen hasta el último minuto, en la búsqueda de refuerzos, que son más esperanzas que certezas; generalmente observamos la transferencia anual de jugadores de un equipo a otro, caso Henry Alaca Maconde, que fichó para diez equipos, entre ellos Aurora.

El presupuesto nunca alcanza, excepto en algunos clubes, para contratar figuras extranjeras o nacionales, que sean aportes fundamentales en los equipos actuales.

Muchos están sobrevaluados, aprovechando la falta de comisiones de fútbol que sugieran contrataciones, con conocimiento y experiencia, en lugar de directivos, con o sin plata, que solo son aficionados.

Más allá de las ilusiones y expectativas, propias del fútbol nuestro de cada día, la realidad es que todavía nada cambia ni mejora en la Federación, Clubes y Asociaciones, que no trabajan en divisiones menores, atención que debería ser la máxima prioridad, para salir del pozo.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO

Periodista deportivo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad