Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 02:55

El año que renació la esperanza

El año que renació la esperanza

Pasaron 367 días desde la asunción del alcalde de todos los tiempos, empezando su quinta gestión que significa el renacer de una esperanza de Cochabamba, para volver a ser la primera ciudad en desarrollo humano.

Repitiendo la historia 28 años después, volvió el servidor público de excelencia, que a los 38 años emergió su visión en 1993 enfrentando una crisis municipal que agobiaba la ciudad y revolucionó la Llajta, con hospitales, colegios, puentes, parques, avenidas, teleférico, ciclovía, medioambiente y deporte; devolvió el orgullo cochabambino y sirvió de ejemplo para el progreso de otras ciudades.

Semejante a un milagro, después de un exilio de 10 años, añorando Bolivia, cuando nada parecía salvar a Cochabamba de los aventureros que nunca faltan y que saquearon los recursos públicos, el líder y amigo, arriesgando su propia vida, retornó a la patria con la decisión de seguir contribuyendo.

Juicios políticos forzados, factores internos y externos, monumental deuda municipal, desorganización, apetitos políticos de improvisados, no afectaron su personalidad y carisma para reproducir una gestión, como aprendizaje de la nueva generación, con el voto mayoritario de la gente.

Hombres y mujeres de toda edad respaldan el trabajo intenso del alcalde, que recuperó la confianza ciudadana en la Alcaldía bajo su mando.

En 1993 comenzó su vida de servicio, apoyando plenamente la realización histórica de los XII Juegos Deportivos Bolivarianos, que alcanzó rotundo éxito.

En 2021 inició su nueva gestión enfrentando eficientemente la cruel pandemia que enlutó familias de todo el mundo. Fue un primer año intenso -siempre a fuego cruzado- con poca tranquilidad y tiempo para la planificación que es su fortaleza, manteniendo la expectativa entre los ciudadanos de bien, ante la observación maliciosa de los contreras de siempre.

Con la seguridad de que el timón está en buenas manos, se espera que en lo que resta de la gestión se resuelvan los grandes problemas estructurales que están a la vista.

Combinando la gran experiencia con la juventud, que debe emular e inclusive superar a su mentor, Cochabamba, ciudad privilegiada por su ubicación geográfica y su clima, está llamada a ser protagonista principal de un cambio positivo, para vivir mejor.

Mis circunstancias

MOISÉS REVOLLO 

Periodista deportivo

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad