Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

Celebrando la Infancia: Día del Niño y la Niña en Bolivia

Celebrando la Infancia: Día del Niño y la Niña en Bolivia

En un país predominantemente joven, es vital recordar unos actores sociales importantes: los niños, las niñas y los adolescentes. A ellos se les ha atribuido muchas veces el título de “Futuro del país”, pero la realidad nos muestra que niños y niñas son parte importante del presente de nuestro país. En Bolivia, el Día del Niño se celebra cada 12 de abril, fecha fijada en 1954, en alusión a la creación de la primera Declaración de Principios Universales del Niño, donde se establece que cada país debe conmemorar los derechos principales de la niñez.

Este día especial regalar juguetes y dulces es una visión muy limitada de la significancia de los derechos de la niñez, es una ocasión para definir que los derechos de la niñez son también Derechos Humanos y reconocer el aporte y potencial de los más jóvenes en nuestra sociedad. De igual manera, es una fecha para para reflexionar sobre el papel fundamental que juegan los niños y niñas en la construcción de un nuevo país. Es un momento para reconocer sus derechos, proteger su bienestar y desarrollo integral.

Bolivia, al igual que muchos otros países, reconoce la Convención sobre los Derechos del Niño establecidos por la Organización de Estados Americanos y se compromete a garantizar el acceso a la educación, la salud, la protección y la participación para todos los niños, niñas y adolescentes. Sin embargo, a pesar de estos esfuerzos, aún enfrentamos desafíos significativos en la protección, promoción y ejercicio de sus derechos.

Este 12 de abril, es una oportunidad para celebrar al niño y niña como parte fundamental de la diversidad y al ser creador y portador de la paz. Cada niño, niña y adolescente tiene talentos únicos y un potencial ilimitado para contribuir positivamente a su comunidad, a su país y a su planeta. Es nuestra responsabilidad como sociedad brindarles el apoyo y las oportunidades necesarias para que puedan alcanzar sus sueños y aspiraciones.

Para finalizar, el verdadero espíritu del Día del Niño y la Niña radica en el amor, el cuidado y el respeto hacia los más jóvenes de nuestra sociedad. Debemos trabajar juntos, como adultos y como comunidad, para garantizar que cada niño, niña y adolescente boliviano pueda vivir una infancia feliz, segura y llena de oportunidades. Al hacerlo, no solo estaremos honrando este día especial, sino también construyendo una vida digna para todos.

El Día del Niño en Bolivia es mucho más que una celebración; es un recordatorio de nuestro compromiso con la infancia y un llamado a la acción para proteger y promover los derechos y la dignidad de esta población. Que este día nos inspire a trabajar juntos para construir un mundo donde todos los niños, niñas y adolescentes puedan crecer y prosperar en un ambiente de dignidad, respeto e igualdad de oportunidades.

CONSTRUIR COMUNIDAD

MOIRA K. VERGARA VARGAS

Comunicadora Social y docente Derechos Humanos y Ciudadanía UCB

[email protected]