Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

Teología de la Liberación: autoevaluación crítica

Teología de la Liberación: autoevaluación crítica

El pasado 22 de marzo, Rafael Archondo presentó la conferencia: “Nociones de salvación y sacrificio en el discurso cristiano-guerrillero” en el seminario “Utopías y religiones seculares” del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM (https://www.youtube.com/watch?v=gsvtF6iatIc). La exposición de Rafael se focalizó, por supuesto, en hechos históricos y personajes de Bolivia. Más precisamente, en torno a la biografía del guerrillero tirolés Michael Northdufter, muerto en un hecho hasta ahora no esclarecido, la madrugada del 5 de diciembre de 1990, tras la violenta intervención policial que cerró con trágico final el secuestro del empresario Jorge Lonsdale.

Después de enmarcar históricamente el caso Northdufter, Archondo describe, paso a paso, la evolución de las ideas políticas y la espiritualidad de guerrillero tirolés hacia una radicalización cada vez mayor. Postula que en los escritos de Northdufter de sus horas finales, cuando ya asumió la inminente intervención violenta al grupo, se verifica un hecho singular, que es la combinación de su compromiso político y su compromiso religioso, la convergencia de dos “puntas” extremas: la punta extrema de la política, entendida esencialmente como servicio público (es decir, en su versión extrema, dar la vida por ello) y la punta extrema de la violencia, cuya finalidad es eliminar al adversario. Archondo postula que, en los movimientos armados en Latinoamérica se verifica, de una u otra forma, esta extraña convergencia: aceptar la muerte propia como culminación de la estrategia política armada. Para Northdufter, la consumación final de su opción política se da tras asumir el propio sacrificio como necesario. Su muerte propia es la que se quedará como semilla para generar un impacto ético político a futuro.

Hoy, en el contexto de la decadencia y degradación moral y política del gobierno del MAS, en el que han participado varios actores de este cristianismo de izquierda (muchas veces en condición de complicidad con acciones deplorables y graves violaciones a los DDHH), pienso que son muy necesarios estos espacios que impulsan reflexiones serias y autocríticas de la Teología de la Liberación, más allá de los claustros teológicos y clericales en los que aún sigue encerrada.

UN POCO DE SAL

MIGUEL ÁNGEL MIRANDA H.

Filósofo y teólogo laico 

[email protected]