Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 19:44

Metáforas religiosas para engañar

Metáforas religiosas para engañar

En días pasados, el vicepresidente David Choquehuanca anunció el evento “Re Encuentro con la Pachamama”, por el que pretenderían reorientar la política ambiental en Bolivia, a través de la creación de una “Defensoría de la Madre Tierra” y la introducción de una genérica figura penal de “ecocidio”. El evento, que se perfila con el acostumbrado boato indigenista de Choquehuanca, coincide con la entrada en vigor de un importante acuerdo regional –El Acuerdo de Escazú– que incluye disposiciones vinculantes para los Estados sobre derechos de acceso a información, participación y justicia en problemáticas ambientales, además de disposiciones para proteger a Defensores de la naturaleza. 

Ante el anuncio de Choquehuanca emergieron algunas críticas, pues el inflado discurso de amabilidad con la Madre Tierra contrasta con las políticas públicas destructoras de ella y de los pueblos que la habitan. Particularmente algunos sectores que resisten a proyectos extractivos han denunciado que el evento de la Vicepresidencia no pretende otra cosa que el “lavado de imagen” del gobierno del MAS ante la comunidad internacional, con un engañoso discurso indigenista y pachamamista, puesto que su política económica está asentada en un agresivo extractivismo, que continúa destruyendo la naturaleza y “persiguiendo y procesando a indígenas y campesinos que defienden derechos humanos y la naturaleza” (https://www.facebook.com/contiocap/photos/pcb.1104162493411098/1104684580025556/).

Efectivamente, las dos leyes que anuncian se suman a una larga lista de normas declarativas, demagógicas e ineficaces, cuando las políticas y normativas sectoriales están enfocadas a facilitar y promover actividades extractivas, violentado a la naturaleza y las comunidades locales. 

Esta incoherencia entre hechos y discurso, mediada por lenguajes y simbologías religiosas, evidencia nuevamente un retorcido intento de encubrir la realidad para justificar una estructura de poder y a sus actores. Las metáforas religiosas a las que recurre el gobierno encubren hechos. Inflan discursos de “amor por la Pachamama”, cuando la están devastando.

Por ello, nos sumamos a esa voces críticas: “Menos ‘show‘. Cumplan la ley. Dejen de violentar a la Madre Tierra y los derechos de pueblos indígenas”.

UN POCO DE SAL

MIGUEL ÁNGEL MIRANDA H.

Filósofo y teólogo laico 

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad