Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 28 de enero de 2022
  • Actualizado 15:18

Estado Plurinacional de cartón

Estado Plurinacional de cartón

El debate por los decretos gubernamentales para la exigencia de carnés de vacunación del COVID en instituciones públicas y privadas, ha puesto nuevamente en evidencia que en Bolivia la plurinacionalidad no es más que propaganda, e incluso ha degenerado en un discurso fundamentalista.

Al margen de definir quiénes tienen la razón en este complejo debate (complejo por sus múltiples protagonistas, aristas y argumentos), observamos que varios sectores sociales afines al partido gobernante (Ayllus Chullpa Potosí; Juventud Yungueña; Federación de Jóvenes de las Provincias de La Paz, entre otros), e incluso el Vicepresidente, han esgrimido el argumento de la plurinacionalidad para impugnar estos decretos y hasta restar el valor de las vacunas. El dirigente de los jóvenes de las provincias paceñas manifestó una demanda más concreta: “se certifique el uso de plantas medicinales con un valor similar al carnet de vacunación”.

Próximos a cumplir 12 años del Estado Plurinacional, asuntos concretos que atañen a su construcción, como el desarrollo de conocimientos médicos ancestrales, están reducidos a papel mojado (v.g. el artículo 42 de la Constitución). Tras 12 años, el Estado se muestra incapaz de ofrecer investigaciones sólidas, ciencia, conocimientos e instituciones serias sobre medicina tradicional. Y los afanosos líderes sociales que ahora impugnan los decretos mencionados no interpelan al Estado por esta incapacidad. Más bien, hacen gala de un discurso indigenista con inocultable tono retrógrado, hostil con la ciencia.

Por otro lado, si para una evaluación del avance de la plurinacionalidad en estos 12 años nos atenemos a otros elementos tangibles como son los territorios indígenas, vemos escandalosos retrocesos, con territorios indígenas invadidos por actividades extractivas que saquean sus recursos y expulsan a las poblaciones indígenas.

A 12 años de retroceso de la plurinacionalidad, en el debate por las vacunas el tema indígena emerge como discurso cercano a posiciones fundamentalistas y negadoras del conocimiento científico. Desde el Poder, “lo indígena” aparece en exaltados y amenazantes discursos, cargados de un voluntarismo que no muestra capacidad para aportar a la protección efectiva de derechos de los pueblos indígenas.

UN POCO DE SAL

MIGUEL ÁNGEL MIRANDA

Filósofo y teólogo laico 

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad