Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 18:44

Vacunas y política

Vacunas y política

Cuando el presidente anunció que el país recibiría la vacuna rusa Sputnik V, los politiqueros empezaron una campaña furibunda contra el gobierno. Afirmaron que dicha vacuna era un peligro para la población, ya que, según ellos, no tenía la aprobación de los organismos internacionales de salud. Después objetaron el primer envió (6.000 dosis que por gestiones del ejecutivo se elevó a 20.000), se dieron el lujo de criticar comparándonos con países como Argentina y Chile respecto a la cantidad de vacunas y el tiempo en que llegaron, sin tener en cuenta que esos países (los más desarrollados de Sudamérica) hicieron las gestiones desde julio de 2020, mientras que el régimen de Áñez, por cuestiones ideológicas, no inició tratativas con los representantes rusos.

Cuando llegaron las primeras dosis, increparon la supuesta improvisación del gobierno al ser transportadas en un camión frigorífico de una empresa de pollos. Comentar que en países mucho más desarrollados, los gobiernos están recurriendo a camiones frigoríficos de empresas de helados, gaseosas y otros, porque las condiciones técnicas de la cadena de frio que requieren estas vacunas, no eran cubiertas por ningún país, pues nadie estaba preparado. En este sentido, el gobierno debería recurrir a estas empresas para el transporte y conservación de los mismos siempre y cuando cumplan las exigencias técnicas; el querer construir o comprar estos insumos especializados costará tiempo y recursos, es mejor utilizar lo que la sociedad tiene.

Es importante mencionar que varias gobernaciones y municipios, solicitaban al gobierno mayor presupuesto para contratar médicos, equipos e insumos sanitarios, pero paradójicamente estas entidades son las primeras en querer realizar compras de vacunas, duplicando esfuerzos y recursos, sin considerar que la provisión de estas vacunas no son de libre disposición. Surgen casos como el de Europa, donde las empresas proveedoras no pudieron cumplir con el plazo de entrega de las vacunas, todo esto por dificultades técnicas y de fabricación. Sin embargo, estos gobernadores y alcaldes creen que a ellos sí les van a proveer estos medicamentos cuando lo exijan.

Realmente estos anuncios tienen carácter proselitistas y burlonas que aprovechan para confundir a la población y tratar de obtener alguna votación más.

La vacunación masiva es el punto de partida para que la humanidad vuelva a la “normalidad”; las condiciones técnicas exigidas tanto para su transporte, almacenamiento y manejo de estas debe ser una labor conjunta y coadyuvada entre toda la sociedad. Si una empresa de pollos tiene los camiones adecuados para transportar, una empresa de gaseosas o de helados tienen los ambientes para almacenar, que sean bien venidos ya que el vencer al coronavirus requiere la participación de toda la sociedad.

Los politiqueros y demagogos que quieran hacer política con las vacunas, desinformando a la población, deberán pensarlo muy bien, ya que si fracasa el proceso de vacunación no solo perderá el gobierno, perderá la sociedad. La ciudadanía debe estar atenta y no dejarse sorprender, informarnos correctamente será el arma eficaz frente a estos sujetos que lo único que quieren son réditos electorales para sus intereses personales.

 FORO

MIGUEL ÁNGEL MARAÑÓN U.

Economista

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad