Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 23 de octubre de 2021
  • Actualizado 22:18

Re-pensar la ciudad

Re-pensar la ciudad

El actual proceso expansivo de la ciudad produce un fuerte impacto en el territorio y en el uso de suelo, incidiendo negativamente en la multidimensionalidad del desarrollo sostenible y la sostenibilidad urbana. Este fenómeno transpone notablemente la planificación urbana, destacando la exigencia de pensar nuevas alternativas de intervenir la transformación y la urgencia de impulsar modelos sustentables, que mejoren las actuales condiciones de movilidad urbana, reducir los grandes desplazamientos y vincular los asentamientos ubicados en la periferia. Sin embargo, el tema no termina en planificar el nuevo desarrollo urbano, sino que fundamentalmente consiste en entender el proceso de crecimiento como aspecto de regeneración del comportamiento y la calidad de habitabilidad de la ciudad.

Este concepto deviene de muchos años atrás. Durante la década de los 60 Jane Jacobs revelaba el malestar que podía generar el urbanismo extensivo, por lo que apoyaba el manejo de la ciudad compacta para la convivencia colectiva. La ciudad constituye el espacio público por excelencia donde la sociedad se reproduce y donde los asentamientos humanos se expresan físicamente. Como organismo vivo, y por tanto mutable, contiene una diversidad de problemas, situaciones y circunstancias que requieren ser inmediatamente atendidas, por las instituciones públicas, involucrando a las organizaciones sociales y los agentes económicos, por conformar entre todos una estructura de naturaleza compleja en la generación de la problemática y, por tanto, corresponsables en la búsqueda de soluciones integrales y universales.

Visto así, repensar la ciudad involucra la interacción ciudadana como medio para satisfacer las demandas sociales emergentes de la necesidad de compartir en colectividad modificados escenarios del espacio urbano que apoyen la coexistencia.

La vocación activa e intensa de la ciudad hace que no sea posible trabajar la complejidad urbana desde un solo enfoque, por lo que la visión debe ser amplia. Requiere de un proceso de planificación que promueva una sólida agenda urbana, impulse el desarrollo territorial, y entienda la resiliencia urbana como posibilidad de optimización, comprometiendo la participación ciudadana como oportunidad para generar el cambio en la búsqueda de lograr una ciudad que responda a sus ciudadanos.

CIUDAD SUSTENTABLE

MARKO QUIROGA BERAZAÍN P.h.D.

Investigador CEPLAG – UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad