Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 03:14

Planificando Cochabamba sustentable

Planificando Cochabamba sustentable

Cochabamba progresivamente se expande en rápido avance a un modelo difuso de urbanización, expulsando algunas actividades fuera de sus límites y comenzando a instalar barrios dormitorio. Los factores pueden asociarse al incremento del precio del suelo urbano, excesiva dependencia motorizada para la movilidad urbana, y alto consumo de recursos y energía, consolidando una ciudad cada vez menos sustentable. 

Este ritmo difuso de urbanización que se aleja del enfoque de ciudad compacta, promueve residencia de baja densidad, encarece la dotación de servicios públicos y amplía la distancia a las centralidades, dificultando las condiciones para una planificación urbana eficiente y la construcción de una ciudad para los ciudadanos.

Urge plantear instrumentos de planificación y mecanismos de gestión que permitan organizar el uso del suelo, que regulen la vida social, económica y cultural de sus ciudadanos, reducir la fragmentación, la segregación espacial y la inseguridad ciudadana. En este sentido, regenerar la accesibilidad y habitabilidad, revitalizar espacios públicos y refuncionalizar la infraestructura vial en el tejido urbano, principalmente en los barrios periféricos y marginales considerados vulnerables, puede aportar en su textura social. 

Es imperativo modificar sustantivamente la manera de estructurar el hábitat urbano; renovar la relación entre los ciudadanos, la organización social y política; el medio físico, la accesibilidad y conectividad; las comunicaciones y la tecnología; mejorar la calidad del entorno y satisfacer con intervenciones eficientes una problemática latente y constante. 

La planificación urbana como base de la sustentabilidad local constituye un instrumento operativo para hacer de Cochabamba un entorno más habitable y equitativo para sus residentes. Su transversalidad permitiría generar sinergias más favorables para repuntar el desarrollo, estrategias para el arraigo social, la identidad emocional y una diversidad de factores de amplia influencia para mejorar las condiciones de vida y el establecimiento de una ciudad de oportunidades y de concesiones. Finalmente, desde la percepción ciudadana, resulta imperdonable no trabajar la transformación de su conducta monocéntrica por un modelo de comportamiento regional.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

MARKO QUIROGA BERAZAÍN, Ph.D.

Investigador CEPLAG - UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad