Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 10:28

Planificación y desarrollo

Planificación y desarrollo

Durante las últimas gestiones municipales se implementaron proyectos urbanos que no fueron participativos en su planteamiento, y que en el proceso o al final de su ejecución no alcanzaron la satisfacción ciudadana, al no resolver una necesidad prioritaria o afectar el comportamiento ambiental.

La improvisación y medidas (a veces) un tanto interesadas, son producto de la ausencia de un plan de acción eficiente que respalde una gestión administrativa completa, cuya función sería orientar el crecimiento sustentable de la ciudad. Un instrumento de planificación -de cumplimiento obligatorio en cuanto a propuestas y compromisos que se introduzcan en su interior- debería contar con la previsión de ingresos y programación de gasto que garanticen su ejecución, de manera de vincular la oferta electoral con ética y responsabilidad.  

Un plan de desarrollo comunal (PDC) podría ser la respuesta asertiva a la imprecisión edil. Este instrumento ordenador como parte de un nuevo modelo de planificación territorial, debe contar con objetivos de transformación social y urbana, con enfoque participativo, integral y multiescalar, coadyuvante en la renovación estructural de la forma de ver y sentir la ciudad. Será importante la incorporación de diagnósticos desarrollados hasta la fecha, que contengan indicadores sobre el estado multidimensional de comportamiento urbano, apoyados por una precisa descripción del sistema territorial, social y productivo. 

La información generada -que debe ser de acceso público-, servirá de base sustantiva para la formulación de políticas públicas urbanas. La imagen objetivo será relevante para proyectar una ciudad competitiva, equitativa y habitable, que permita la inclusión social y el acceso colectivo a recursos y oportunidades. La idea fuerza podría ser ordenada en siete componentes emergentes del análisis de la problemática real, considerando necesariamente salud, educación, asentamientos humanos, patrimonio histórico cultural, espacios públicos, movilidad, y medio ambiente.

En concordancia con otros instrumentos presentes como el PTDI, un PDC sería útil para que la población conozca de manera fidedigna los procesos de desarrollo planteados para una gestión municipal, cuyo incumplimiento debería ser seriamente observado por las instancias pertinentes.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

MARKO QUIROGA BERAZAÍN, Ph. D

Investigador CEPLAG - UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad