Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 06 de diciembre de 2021
  • Actualizado 11:44

De pandemia a sindemia

De pandemia a sindemia

La pandemia ocasionada por la COVID-19 no constituye solo una afección médica o epidemiológica (BID, 2020), sino que expande su acción hacia la economía y todos los campos de la vida social, consolidando una sindemia (Merrill Signer, 1994), cuyos resultados están sumiendo a los habitantes en la incertidumbre.

La pandemia representa un desafío para el conocimiento científico, por las fatalidades ocasionadas por el virus, por la alteración a la convivencia social, y por las ramificaciones de sus consecuencias. Por tanto, ni la información pertinente ni las medidas de prevención pueden ser solamente médicas; sino que es necesaria una mirada desde una aproximación interdisciplinaria dentro de las ciencias sociales, de manera de dar cuenta de los elementos socioeconómicos y culturales que definen la percepción de los problemas y condicionan el planteamiento y la ejecución de las posibles soluciones.

Algunas valoraciones iniciales consideraron que la llegada de la pandemia sería el gran igualador en términos de la afectación imparcial a todos los segmentos de la población y su lugar de residencia; sin embargo, durante el proceso de la enfermedad pudo evidenciarse que el impacto fue desproporcional, con mayor repercusión en segmentos sociales de bajos ingresos y ubicados en la marginalidad urbana.

Durante el tiempo de crisis, las actividades productivas, de comercio y de servicios sufrieron retrasos, estancamientos y parálisis, y que a pesar del despliegue gubernamental de cauciones para evitar el incremento de contagios y mitigar sus efectos en la economía, la pandemia cambió la forma de vida de muchos grupos socio ocupacionales, siendo aún incierto un retorno a lo que previamente se consideraba “normal”.

En la actualidad, las campañas de vacunación están evitando que los sistemas de salud vuelvan a colapsar y lentamente intentan que la sociedad asuma la “nueva realidad”.

Dado que la sindemia como complejidad entre política, economía, factores psicosociales, ambientales y de salubridad, manifiesta un fenómeno de encuentro sinérgico de epidemias que acentúa las derivaciones de la enfermedad, sus impactos -difíciles de prever al principio- empiezan a apreciarse, y, a mediano y largo plazo, concurrirán más visibles; revelando más pobreza, más informalidad, más cesantía, que de no intervenirse con estrategias urbanísticas integrales y resilientes, arduo será el combate a nuevas olas de la enfermedad.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

MARKO QUIROGA BERAZAIN, PH.D.

Investigador CEPLAG – UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad