Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 12:52

Planificación y salud integral

Planificación y salud integral

La planificación urbana y territorial promueven la participación sistemática y multiactoral para la toma de decisiones en la administración integral de las ciudades y territorios, donde la salud urbana constituye una de las principales necesidades de ser atendida eficiente y oportunamente, de manera de posibilitar la refuncionalidad y la resiliencia de las ciudades.

La crisis de salud y de libertad, provocada por la actual pandemia, resalta la falta de planificación, visible en la expansión urbana, el hacinamiento, la vivienda, la infraestructura de servicios básicos, la movilidad urbana, principalmente en asentamientos informales vinculados con la marginalidad y la pobreza, restringiendo la satisfacción de necesidades esenciales.

Aún no es posible determinar cómo esta crisis incidirá en las nuevas formas de convivencia social y de uso del espacio urbano, pero se puede afirmar que no habrá un retorno a la normalidad. Por tanto, será necesario promover transformaciones fundamentales para su mejoramiento; como optimizar el ordenamiento de las ciudades, rediseñar la infraestructura urbana, reflexionar la creación de nuevas centralidades en el territorio, e impulsar la capacidad resiliente de las ciudades para adaptarse eficazmente a los efectos de las amenazas.

Será importante perfeccionar el equilibrio de la densidad en la pretensión de alcanzar ciudades compactas, sin confundir con sobrepoblar determinadas áreas especialmente periféricas. No generar equipamientos urbanos en sobreoferta, o de densidad insostenible en futuras áreas urbanas de expansión indiscriminada.

Asimismo, mejorar las condiciones de la movilidad urbana, medios y modos, y frecuencias para un desplazamiento eficiente hasta consolidar un sistema integrado de transporte público que incluya la movilidad activa. También, crear condiciones de acceso y uso más equitativo en espacios públicos y áreas verdes.

En la visión de que la gente hace a la ciudad, y de que la ciudad es la gente y su forma de habitar el espacio, resulta imperativo perseguir la salud y el bienestar físico, y socioambiental de los habitantes mediante la aplicación de políticas públicas en un amplio escenario de multigobernanza, que aporten en la regeneración de las condiciones de 

habitabilidad del espacio territorial.