Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de febrero de 2024
  • Actualizado 07:34

Calidad de vida urbana en Cochabamba

Calidad de vida urbana en Cochabamba

Con la finalidad de mejorar sus modos de vida, muchas personas se han visto obligadas a migrar desde zonas rurales hacia los distritos periféricos de Cochabamba, ocupando lugares insustentables multidimensionalmente que les niega una incorporación satisfactoria en escenarios de habitabilidad. 

Su evolución deja ver una planificación insuficiente, evidenciando que la agenda pública local aún no muestra aproximaciones pertinentes al manejo cualitativo de estos espacios y de un entorno eficiente y equitativo dentro de la oferta urbana. 

La población, en su objetivo de habitar áreas urbanas, genera peligrosamente asentamientos comprometiendo la ocupación de espacios de marginalidad, en muchos casos transformando el uso de suelo ecológico, hídrico o de preservación y en desmedro de sectores agrícolas y rurales poco atendidos y modernizados. Cinco de cada 10 ciudadanos habitan la ciudad en condiciones precarias, producto de reformas de modelos económicos, situación que en términos de funcionalidad y morfología obligan a redefinir la imagen urbana, especialmente en el manejo de espacios públicos, accesibilidad y seguridad.

Esta reconfiguración incide en la calidad de vida y, por tanto, en la urgencia de ser atendida por la gestión municipal a través de la elaboración de planes de desarrollo que permitan, por una parte, atraer inversión pública y privada para promover proyectos relevantes cuyos resultados puedan definir estándares urbanos mínimos; y, por otra, generar estudios para posicionar a Cochabamba en un ranking comparativo de ciudades, en temas que se vinculan fuertemente con la equidad, el factor ambiental y la infraestructura urbana.

Su evaluación, sin importar la metodología, debe posibilitar la construcción de indicadores que se constituyan en insumos importantes para la toma de decisiones, en la búsqueda de reparar el comportamiento territorial y reducir las condiciones de fragmentación socioespacial presentes al interior de sus límites perimetrales. En una ciudad con altas divergencias geográficas y morfológicas, donde más del 50% de su población habita en zonas de bajo estándar urbano, la demanda por alcanzar el desarrollo ecuánime de sus barrios en los diferentes distritos debe constituirse en una prioridad que impulse el mejoramiento de la calidad de vida urbana.

CULTURA, ZOOCIUDAD Y TERRITORIO

MARKO QUIROGA BERAZAÍN, Ph.D.

Investigador CEPLAG - UMSS

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad