Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de junio de 2022
  • Actualizado 00:17

El reto de ser docente

El reto de ser docente

Hace unos días celebramos el Día del Maestro en nuestro país, ocasión propicia para reconocer su esmerado trabajo que se hace visible prácticamente en todos los acontecimientos de la vida, ya que en el accionar de las personas se refleja el tipo de educación que han recibido y en dicho proceso hay muchas otras interviniendo simultáneamente, entre ellas, muchos maestros. 

Por ello, cuando hablamos de un docente -independientemente del nivel en el que enseñe- nos encontramos con un profesional que se enfrenta día a día con una tarea incierta y por demás compleja; su labor es tan importante que no solamente se relaciona con sujetos igual que él, sino que tiene entre sus manos historias de vida, sueños, utopías, ilusiones, emociones, afectos, etc. que tiene que ayudar a canalizar para formar buenas personas y buenos ciudadanos, pues con su propio testimonio puede ser capaz de transformar vidas. 

De un buen desempeño docente dependerá el horizonte hacia dónde estamos avanzando como sociedad y qué respuestas estamos dando a los desafíos que hoy se plantean en todos los ámbitos de la ciencia, la tecnología, la cultura, la economía, la política, pero también cómo estamos transitando hacia una cultura de paz, de justicia, de solidaridad, de inclusión, donde nadie quede al margen de ese bien común que es la educación y que todos tengan las mismas oportunidades de autorrealizarse en libertad.  

En ocasiones, a las instituciones educativas en general y a los docentes en particular se les exige lo que la familia, el Estado y la sociedad no pueden asumir. Para revertir esta concepción, es necesario poner a la educación en un primer plano y, en ese marco, incidir en la formación docente, tanto inicial como permanente que permita fortalecer un perfil profesional multidimensional que dé respuesta en tiempo real a las demandas de formación integral de los estudiantes en todos los niveles y modalidades de atención.  

El saber que el docente pone en juego en su práctica pedagógica es el conjunto de experiencias traducidas en vivencias que van más allá de lo pedagógico didáctico, trascienden a la persona y dejan huella en el corazón, por tanto, lo menos que se puede hacer por los maestros es generar condiciones óptimas para que los procesos educativos logren una verdadera transformación social.

CONSTRUIR COMUNIDAD

MARÍA LUZ MARDESICH

Responsable Unidad de Desarrollo Curricular UCB 

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad