Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 00:08

Prioridades para nuestra ciudad

Prioridades para nuestra ciudad

Cada nueva gestión municipal se imprime diferentes enfoques de desarrollo y  prioridades diferentes, lo común es que se entiende por desarrollo el solucionar la infraestructura viaria en primer lugar y luego construir obras monumentales  que no siempre son demandas de la ciudadanía, pero que nos llevan al engaño de tener una ciudad “moderna”. De esta forma estamos acostumbrados a ofertas de grandes puentes sobre el río Rocha y la Tamborada, o pasos a desnivel  en la zona sur, que hasta el momento no ha tenido esas obras de infraestructura que las más de las veces le quitan el carácter humano a la ciudad y muestran exceso de cemento, donde no hay circuitos para los ciclistas y menos para las y los peatones. Ni qué decir de la falta de árboles, pues estos son destruidos para llenar los espacios con cemento.

En la actualidad existe una controversia en la ciudad por la conservación del Patrimonio Nacional “Museo de Historia Natural”, que es único en su género y es de los pocos espacios destinados a la investigación natural. Es necesario conservar este Museo y trabajar para que logre mayor nivel, pues es un centro que sirve para que los y las niñas y adolescentes y las personas en general vean y conozcan la naturaleza propia de nuestra región y país. Es en este lugar donde se han realizado investigaciones de la fauna y flora y se ha clasificado solo una parte de nuestra riqueza natural por la falta de recursos y por preferencia de la inversión hacia otros rubros. Frente a ello se intenta construir un palacio de convenciones en una zona patrimonial, donde no hay espacio para parqueos y donde se destruirá el pequeño bosque de árboles del predio.

Este es un ejemplo de los errores que se cometen en la priorización de los presupuestos, y la verdad es que hay otras necesidades cuyas soluciones tienen que ver con la importancia que se debe dar al ser humano cochabambino y su calidad de vida. En primer lugar, es el problema de la no renovación de las tuberías tanto para agua potable como para alcantarillado en el centro de la ciudad, pues las actuales ya han cumplido su ciclo de vida. Por esta razón, la filtración del agua del alcantarillado pasa a las tuberías del agua potable, cuyo resultado es una pésima calidad del agua que consumimos  e impactos negativos en la salud. 

Dos problemas que requieren atención de urgencia es la basura de  K’ara K’ara y las lagunas de oxidación de Alba Rancho, que hace tiempo ya cumplieron su ciclo, ambas son fuentes malsanas para los habitantes de las zonas colindantes y que desde el municipio no se atiende, pese a los constantes reclamos y bloqueos de la gente que ya no soporta vivir en esas condiciones. 

Más allá de estas situaciones, un asunto de suma urgencia es resolver la contaminación atmosférica a la que está sometida toda la ciudad. Somos la ciudad más contaminada del país y de la región, de esta forma las vías respiratorias de las y los ciudadanos sufren graves problemas de respiración y problemas en los pulmones. A pesar de esto, la prioridad para la gestión es trabajar por mejorar cada vez más las vías para los automóviles, lo que significa  incentivar el uso del automóvil. Sería mejor desarrollar un proyecto radical de transporte masivo y de esta manera disminuir la atomización del transporte y reponer la cobertura arbórea destruida sistemáticamente.

Entonces sugerimos dar la vuelta la tortilla y priorizar las inversiones para beneficio de la gente y de nuestro medio ambiente.

SENTIDO COMÚN 

MARÍA ISABEL CAERO

Arquitecta

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad