Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 16 de septiembre de 2021
  • Actualizado 20:53

La política desde los idearios

La política desde los idearios

Hay varias definiciones del significado de política, entre ellas, aquella que se refiere a que: La política es una actividad orientada en forma ideológica a la toma de decisiones de un grupo para alcanzar ciertos objetivos (Wikipedia). También puede definirse: como una manera de ejercer el poder con la intención de resolver o minimizar el choque entre los intereses encontrados que se producen dentro de una sociedad.

Un primer acercamiento a la Política, se realizó en la época de estudio de la secundaria, cuando existía la materia de Instrucción Cívica, en la que enseñaban que: “La política es el arte de gobernar a los pueblos”. Esta definición que tuvo su impacto en las percepciones de los y las estudiantes, pues al definir como arte se tenía la impresión de ser algo muy elevado, casi sublime. En este marco se formaron muchos líderes y liderezas, estudiantiles que fueron capaces de comprometerse con la política hasta entregar su vida.

En la actualidad, las cosas han cambiado, si bien los conceptos se mantienen, en la práctica hay muchas contradicciones y críticas. En general, es necesario identificar dos tendencias  o dos alternativas que de alguna manera expresan tendencias identificables.  

La primera se refiere a aquellos políticos que ambicionan el poder y que les gusta mandar, que saborean acciones de dominación, porque ven a la política como el camino seguro para enriquecerse, no importa si para ello deban olvidarse de sus valores y principios, no en vano se denuncian hechos de corrupción en muchas  gestiones de gobierno. Y es que la corrupción es un acto pernicioso, que hace daño a los coterráneos y votantes, quienes  sufren día a día con actos agresivos e injustos de poco respeto y al propio Estado en general.  En ocasiones, estos dirigentes se vuelven soberbios y tiranos, se crea un círculo de personas  a su alrededor que alaba su ego y no le deja ver sus errores, así es muy difícil que asuman una posición de revisión de sus acciones negativas para superarlas. No obstante que en la campaña ofrecieron el cielo y la tierra y mostraron una sonrisa amable y sofisticada.

En la otra línea hay posiciones, que se involucran en la política motivadas por el compromiso de servir y trabajar con honestidad, con responsabilidad y amor por la gente y su tierra que seguramente son los menos.

En esta orientación, una autoridad de cambio es humilde, creativa, comprometida con procesos de transformación profunda en beneficio de la gente, de su gente. Una persona que prioriza los aportes de la  comunidad  y no toma decisiones individuales, sino que la prioridad son los intereses colectivos, que trabaja para mejores condiciones de vida, donde no haya desigualdad e injusticia para nadie y menos para mujeres. 

Estas personas son capaces de buscar soluciones para los problemas, causando los menores daños, y es incapaz de apropiarse de recursos económicos que no le corresponde. 

En general, la práctica política deja mucho que desear, pues no solo hay actos ilegales, también hay actitudes discriminatorias y que no tienen intención de cambiar los resabios coloniales, patriarcales y capitalistas

Pero no todo es negativo, hay esperanzas. Un buen político o política puede tener una estrategia de cambio hacia la justicia, la igualdad y la seguridad, garantizando que la sociedad civil  pueda realizar un verdadero control social para cambiar las situaciones negativas.

SENTIDO COMÚN

MARÍA ISABEL CAERO

Arquitecta

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad