Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de mayo de 2021
  • Actualizado 19:27

Elecciones y oferta de ilusiones

Elecciones y oferta de ilusiones

Falta menos de un mes para las elecciones municipales y las campañas están en su punto más alto; en esta etapa, los ofrecimientos son una lluvia de dulces ilusiones, como a niños que se les convence con chupetes. La verdad es que el objetivo es enamorar y  convencer a los y las electoras, al parecer porque hay una desesperación para llegar a la silla municipal, antes que proponer estrategias a largo plazo. 

Dos temas que merecen especial atención para ejecutar una gestión importante. Primero, es resolver el tema ambiental, que hace que la vida esté al borde del colapso. Es un tema de moda, pero  los planteamientos se reducen a consignas puntuales, río Rocha, Parque Tunari, el botadero de K’ara K’ara y no se habla de una idea integral que plantee un plan de mitigación de los problemas del cambio climático, donde se propongan acciones frente a las terribles amenazas que agobian, tales como el  exceso de lluvias que provoca  deslizamientos o las sequías, que generan poca producción de alimentos, o los incendios forestales o temas alarmantes como la contaminación atmosférica, hídrica, acústica y visual. Especialmente la atmosférica está destruyendo los pulmones de la gente, aspecto relacionado con la existencia del parque automotor descontrolado, o por las fábricas que producen partículas que van al aire o aguas residuales que contaminan la tierra, sin ningún tipo de tratamiento. 

Otro tema ambiental grave es la deforestación que se realiza por actos individuales (loteadores), por las empresas constructoras y por la entidad municipal en su afán de hacer proyectos estrella de cemento, sin pensar que la forestación es urgente para disminuir la contaminación. Es primordial también tener propuestas en relación al manejo integral de la basura, a la disminución de los malos olores en la ciudad y a la educación ambiental a largo plazo.

Por otro lado, y lo más importante es que no hay formulaciones que tengan estrategias a largo plazo, definir qué tipo de ciudad y qué sociedad urbana se quiere para  el futuro. No hay propuestas que planteen una verdadera transformación de las políticas y de la gestión institucional, no hay nada para actuar para, en  un  reencuentro con la población, con un plan de real participación y control social, que las políticas, planes y proyectos emerjan de las necesidades de la gente y que las organizaciones tengan representaciones fidedignas y realicen un seguimiento y control, inclusive del manejo económico. La transparencia es el elemento más importante para hacer del municipio una institución que la gente la sienta propia. 

No existe una oferta orientada a superar las brechas de desigualdad socio espacial, para trabajar con los y las más pobres y con mujeres y hombres en igualdad de condiciones y así lograr que las personas tengan el mismo acceso a los servicios básicos y a espacios de la ciudad. No se plantea priorizar el cuidado de la vida, desde la niñez, hasta la vejez, y tampoco el cuidado de la salud- En síntesis, no se habla de Vivir Bien en la ciudad y lograr armonía entre todos y todas y con la Madre Tierra.

Es urgente superar la Alcaldía burocrática, es necesario superar los resabios conservadores con una propuesta de transformación estructural, que los hombres y las mujeres tengan certidumbre de su futuro.

SENTIDO COMÚN

MARÍA ISABEL CAERO

Arquitecta

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad