Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 17:41

Cuarentena de la economía y la educación

Cuarentena de la economía y la educación

Al igual que otros países del mundo, Bolivia ha declarado una cuarentena y no cabe duda que es una medida necesaria, dado que la epidemia del coronavirus está produciendo muchas muertes y una gran cantidad de enfermos a nivel mundial. Al parecer es una pandemia, cuyo efecto provoca una reducción de la población, especialmente ataca a los mayores de 60 años y cuya longevidad amenaza con desequilibrar las arcas de los gobiernos. Lo impresionante es que esta generación en Latino América fue blanco de las acciones de las dictaduras de los años 70 y ahora por esta enfermedad también se les quita su derecho a la circulación y a la autonomía de decisión.

Más allá de esta consideración, la declaración de cuarentena en nuestro país ha desvelado la orfandad en la que se encuentran las y los ciudadanos, Bolivia se ha convertido en una jungla en la que cada quien tiene que ver como se salva y salva a su familia. El Gobierno no tiene un plan ni medidas de salud integrales para frenar el avance de la enfermedad. 

Debemos obrar como los países europeos, que a pesar de su poder económico han pedido el apoyo de Cuba o China, que han demostrado tener mejores condiciones para frenar la epidemia. Por el contrario, en nuestro país lo que prima es la represión y las amenazas dirigidas a las personas que se quejan o que por necesidad tienen que salir a pagar deudas o a abastecerse para comer.

A nivel económico, la paralización de las actividades es pues un golpe duro y un retroceso, se debe insistir en acciones para evitar el desempleo y para paliar los daños que se producen en el sector informal que son cerca del 57% de la población y que vive al día. Caso contrario, habrá mayores niveles de pobreza y justificará la incapacidad de este Gobierno para mantener la estabilidad económica ganada en los últimos años.

Por otro lado, la mayor preocupación es el estancamiento del sistema educativo con la pérdida de varios días de difícil recuperación, pero además ahondando las desigualdades, pues los y las estudiantes de colegios particulares han optado por desarrollar actividades vía online, ya que tienen las condiciones tecnológicas como las tablets o computadoras y el acceso a internet. Pero los estudiantes de colegios fiscales y los profesores están sin hacer nada y sin el crecimiento intelectual que toda persona y el país necesita.

En otros países la situación es muy diferente; en España, Turquía y México, todas y todos los estudiantes pasan clases online y los últimos días han optado por utilizar la televisión para que los maestros dicten sus clases por curso y por materia. Los y las universitarias utilizan también los medios tecnológicos a su alcance, de tal forma que no se perjudican como aquí. En verdad no sabemos si las universidades del Estado han definido métodos para dar continuidad a los planes de estudio y de esta forma evitar mayor retraso en el aprendizaje de los futuros profesionales bolivianos.

Es muy importante que en Bolivia, el Gobierno y las instancias pertinentes, como el Ministerio de Educación, asuman responsablemente medidas para evitar que nuestra niñez y juventud se siga retrasando en el crecimiento intelectual y en el ejercicio del derecho humano a la educación. Es un recurso importante para el futuro de nuestra patria.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad