Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 23:00

El acoso laboral y sexual es violencia

El acoso laboral y sexual es violencia

En la Ley 348 para garantizar a las mujeres una vida sin violencia, en su artículo 7, parágrafo 11, identifica la violencia laboral a toda acción que se produce en el trabajo por parte de cualquier persona superior, igual o inferior en jerarquía  que discrimina, humilla, amenaza o intimida a las mujeres, y que vulnera el ejercicio de sus derechos. En el mismo artículo, en el parágrafo 16 se identifica la Violencia en el sistema Educativo Plurinacional, como acoso sexual.

Entonces, otras formas de ejercer violencia contra las mujeres son el acoso laboral y el acoso sexual, actos muy comunes tanto en la esfera pública como privada que causan sufrimiento e inestabilidad y es producto de la sociedad patriarcal que permite que los hombres ejerzan su poder en relación a las mujeres.  

Por acoso laboral se entiende toda conducta, cuyas características reiterativas  y de evidente arbitrariedad, induzca a la renuncia. Los tipos de acoso laboral son las distintas formas en las que un o una  trabajadora puede ser hostigada, por parte de compañeros que están a su nivel o de jefes superiores. De la misma forma, la discriminación laboral es el trato diferenciado por razones de raza, género, origen familiar o nacional, credo religioso, preferencia política o situación social. 

También  es acoso cuando un jefe, abusando de su posición de superioridad, ejerce actos en contra de sus subordinadas, mediante asignación de sobrecarga laboral, rechazo a las iniciativas de la servidora pública, represión delante de la gente, o amenazas de despido en caso que no se cumplan los objetivos trazados, entre otros.

De la misma forma, hay acoso laboral cuando existe un plan de la institución para reducir costos o librarse de algunas. Así, se hostiga a la trabajadora, sobrecargándola de tareas, para que se vea obligada a retirarse de la entidad, de esta forma se evitaría el pago de la indemnización que correspondería por un despido injustificado. 

El acoso sexual, por su lado, significa avances sexuales indeseados, solicitudes de favores sexuales y otro ejemplo de acoso verbal o físico de naturaleza sexual. El acoso sexual también puede incluir comentarios ofensivos sobre el sexo de una persona. Este acto es muy dañino, se da en las fuentes de trabajo y especialmente en espacios educativos secundarios y principalmente en universidades. Es en estos centros donde el perjuicio es más grave y las jóvenes estudiantes están sometidas a presiones por notas de parte de docentes que no tienen el mínimo respeto. Así, en ocasiones las víctimas no son escuchadas o prefieren no denunciar por vergüenza, ellas  no tienen lugares ni procedimientos para denunciar y muchas veces se aplazan o ceden a esas sugerencias oprobiosas.

En verdad son actos que no son expuestos ni explotados por los medios tradicionales para ganar rating como es la violencia doméstica y los feminicidios, pero son acciones tan malas, porque menoscaba y afecta la estabilidad laboral y emocional de las mujeres. . 

Según el artículo 21 de la Ley 348 para garantizar a las mujeres una vida sin violencia, el Ministerio de Trabajo debe realizar acciones contra el acoso laboral y sexual que afecta a las mujeres. La verdad es que se vulneran los derechos de las mujeres tanto en la empresa privada, como en el Estado, donde debería garantizarse a las mujeres una vida sin violencia.

SENTIDO COMÚN

MARÍA ISABEL CAERO

Arquitecta

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad