Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 22 de octubre de 2019
  • Actualizado 02:16

Tiburón

Tengo tres estudiantes de la UCB frente a mí. Están absortos detrás de sus computadoras leyendo datos estadísticos sobre economía en Bolivia. Ni ellos ni yo somos expertos en el tema, pero sí necesitamos empaparnos de las cifras. ¿La razón? Han sido invitados a participar en un casting para un programa de TV tipo “Shark’s tank” que se lanzará próximamente. La premisa es la siguiente, un panel de inversionistas recibe a los participantes que traen ideas innovadoras de negocios y si son convencidos por el “pitch”, ellos invierten el monto solicitado. No es nada fácil, las preguntas son severas y dan a entender el porqué del nombre del programa. Henos aquí, ejercitando su pitch desde diferentes aristas.

Punto aparte. Esta semana participé como jurado en un evento organizado por el Banco Económico llamado Red Promujer, donde buscan estimular y premiar económicamente a tres ideas de negocios creadas por mujeres. Fascinante ejercicio de descubrir y pulir conceptos que mañana, darán mucho que hablar. Bolivia está viviendo una transformación generacional importante, no solo por un tema de edad (¿sabías que la edad promedio en Bolivia es de 23 años?) sino también, a nivel empresarial y productivo. Estamos enfrentando dos posturas, una que habla de castigo, perdonazo, regulación, leyes y normas, mientras por otro lado se hacen frecuentes los términos como economía circular, producto mínimo viable, economía naranja, triple impacto o empresas B. De hecho, mi compañero de columna, Manuel Laredo, es experto en el tema desde su empresa Mamut y su premisa de #ActuarEnVezDeHablar. Al salir de este último evento, me encontré con una “casera viral”.

Una linda señora que vende jugos de naranja y que cobra, mediante un código QR se hizo famosa en Facebook, gracias un inteligente post que dice “o te adaptas al mundo online o te mueres”. Hice mi pedido y le pagué con el respectivo código generado por el sistema $imple de Asoban. Les cuento esto a mis alumnos y definitivamente ven que el mundo no solo es digital, sino altamente demandante de soluciones innovadoras y creativas. Por lo mismo, qué importante seguir aprendiendo y capacitándose, en temas como lean startup, design thinking, marketing digital, y por supuesto, los infaltables impuestos, fundempresa, senapi y toda la gama de opciones existentes para formalizar y perfeccionar un proyecto. Mis alumnos están emocionados y a la vez nerviosos.

Les muestro un video llamado “Pitch Elevator” donde tienes solo 20 segundos (lo que tardas en subir unos pisos en el ascensor) para contar tu idea de negocio ante una persona que puede colaborarte. Una buena metáfora de la vida. A veces subes, a veces bajas. Pero depende mucho con quién estás y a dónde quieres llegar.

Entrando en la página solicitadaSaltar publicidad