Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 14 de abril de 2021
  • Actualizado 18:28

Hola. Bienvenido a otra clase de “Palabras inservibles que no conocías pero que te ayudarán a canalizar ese enojo contenido contra el sistema”. En la sesión de hoy, empezaremos con términos que te servirán mucho en el contexto actual, sobre todo, cuando quieras comentar algo en Facebook, en vez de usar XD o LOL. Empecemos:

“Caquistocracia o el gobierno de los inútiles. Deriva del grirgo “kakisto” que significa “el peor”. Es un estado de degeneración en el que la organización  gubernamental está controlada y dirigida por los menos capaces y los más ignorantes, dejando fuera a los competentes para cada cargo. ¿Por qué no conoces esta palabra? Porque, por supuesto, esto no sucede en Bolivia.

“Oclocracia” o el gobierno de la muchedumbre. Deriva del griego “oklos” o “poder de la turba”. Es una forma de degeneración de la democracia. El término fue acuñado por Polibio en el siglo VI a.C. Se refiere a una voluntad viciada, confusa e irracional de las masas, por lo que carece de capacidad de autogobierno y, por ende, no conserva los requisitos necesarios para ser considerada como pueblo. ¿No conocías el término? Por supuesto, esto nunca sucedió en Bolivia.

“Cleptocracia” o el gobierno de los ladrones. Es el establecimiento y desarrollo del poder basado en el robo de capital, institucionalizando la corrupción y sus derivados como el nepotismo y el clientelismo político de forma que estas acciones delictivas quedan impunes debido a que todos los sectores del poder están corruptos, desde la justicia, funcionarios de la ley y todo el sistema político y económico. ¿Tampoco conocías este término? No pues, nunca jamás sucedió en Bolivia.

“Anocracia” es un sistema de gobierno que incluye características de inestabilidad política, ineficacia y una «mezcla incoherente de rasgos y prácticas autoritarias y democráticas». Estos regímenes son particularmente susceptibles al estallido de un conflicto armado y a repentinos cambios de liderazgo. Si bien el término no hace referencia explícita al final del duodeno, el escritor argentino José Pablo Feinmnann tiene un libro llamado “Culocracia” que define como el “proyecto de estupidización de la sociedad, la imagen hegemónica de la modernidad informática”. Por supuesto, ambos términos tan alejados de la magnífica realidad de nuestro país.

“Noocracia” o el gobierno de los inteligentes. Viene del griego “nouse” que significa mente o intelecto. Platón consideró a la noocracia como el sistema político del futuro para toda la humanidad. Concentra las decisiones importantes del Estado en gobernantes inteligentes, sensatos y racionales que basan su mirada en datos y estudios con alto valor académico.

¿Tampoco conocías el término? Definitivamente nunca sucedió en Bolivia.

Si bien son términos académicos que circulan entre la comunidad en diferentes contextos, me permito agregar el término “otrocracia”, una forma de gobierno basada en culpar al otro de todo fracaso o malos pasos. Suelen citar a la gestión anterior, y recurrir a los clásicos “juicios de responsabilidades” o dedicar sendos esfuerzos para denostar a esos “otros” que estuvieron antes desde el principio de “El otro siempre es el culpable”. Aplica para todo tipo de gobierno y ejercicio de poder: empresa, familia, pareja, universidad, colegio.

Por supuesto, nada de esto sucede en nuestro hermoso país. Son palabras para enriquecer vuestro léxico y que puedan seguir disfrutando del estado plurimultimegahiper nacional indiosociotecnoproductivo, un país libre, soberano e “in the dependiente”.

PUNTO BO

MARCELO DURÁN V.

Docente y Consultor en Tecnología de la Información en la Agencia Bithumano

[email protected] 

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad